2. Esmirna (2a. parte)

Por Arcadio Sierra Daz - 23 de Abril, 2007, 16:23, Categora: General

ESMIRNA

(2a. parte)

3. Antonino Po

Emperador romano entre los aos 138-161 d. C. Considerado el ms noble de los emperadores romanos; su reinado es considerado la edad de oro de la gloria de Roma. Bajo su reinado los cristianos sufrieron en Roma y otras provincias del Imperio. Por ejemplo, en el ao 155, Policarpo, obispo en Esmirna, muri quemado en la hoguera, pero viendo que su cuerpo no se consuma con el fuego, el rematador le hundi un pual en el pecho. Antonino Po hizo parte de los llamados "cinco emperadores buenos", con Nerva, Trajano, Adriano y Marco Aurelio, y durante sus gobiernos ningn creyente poda ser arrestado sin que se le comprobara algn delito. Sin embargo, tal vez por las razones que hemos expuesto, cuando Policarpo compareci ante el procnsul, se le inst a maldecir el nombre de Jesucristo. Estando en el estadio, el procnsul le dijo: "Jura y te pongo en libertad. Maldice a Cristo". Entonces Policarpo dijo: "Ochenta y seis aos hace que le sirvo y ningn dao he recibido de l; cmo puedo maldecir de mi Rey, que me ha salvado?" Los jueces incitaban a este ilustre mrtir pronunciar el Kyrios Kiser (el Csar es el Seor), como si se tratara de algo balad, con lo cual se librara de la muerte; pero l se rehus a pronunciar esa gravsima blasfemia. Es probable que Policarpo fuese el ltimo sobreviviente de los que haban hablado con testigos oculares de Jess y Su gloriosa resurreccin. (Favor leer el martirio de Policarpo en el Excursus I al final de este captulo).

4. Marco Aurelio

Emperador romano entre los aos 161-180 d. C. Se dice que este filsofo estoico fue el mejor, el ms magnnimo y concienzudo de los emperadores romanos. Autor de "Meditaciones", sabias sentencias cargadas de altos sentimientos acerca del prjimo; pero en parte mal aconsejado por sus mentores que le hicieron creer que el cristianismo era un movimiento inmoral, que inculcaba el obstinado afn de morir, y tambin en parte porque por motivos polticos procuraba restaurar la antigua religin imperial, lleg a profesar mucha aversin por los innovadores cristianos, pues muchos de sus sbditos paganos afirmaban que el descuido de la adoracin a los antiguos dioses que haban llevado a Roma a gozar de todo ese gran poder, era causa de los desastres que estaba sufriendo el imperio. Vea a los cristianos como un peligro que se cerna contra la estructura de la civilizacin imperial que l estaba propugnando. Pero, qu haba detrs de todo esto? Por qu haba decado la adoracin a los antiguos dioses en el Imperio Romano? Marco Aurelio, por muy moralista que fuese, sin embargo, no dejaba de ser el jefe, el sumo pontfice, de la religin satnica, y era guiado por su dios y padre a exterminar la gran fuerza de santos que con sus oraciones estaban haciendo tambalear la idolatra y esa nube de demonios que se cernan sobre el cielo imperial. El len rugiente guiaba a su agente humano con el fin de que acabase con la Iglesia de Jesucristo, y le daba poder para que llevase a cabo su nefasta empresa. Durante su reinado permiti persecuciones incluso en Galia, como la que se desat en Lyon en el ao 177, y en sus dominios los santos eran decapitados o devorados por las bestias en la arena, entre los cuales tenemos a Justino Mrtir, antiguo maestro filsofo, uno de los hombres ms capacitados de su poca y uno de los ms preclaros apologistas de la fe. Sus escritos an existen. Fue martirizado en el ao 166.

5. Septimio Severo Lucio

Emperador romano entre los aos 198-211 d. C. En el siglo III, al decaer los cultos tradicionales, el cristianismo se transform en una fuerza considerable. Septimio Severo procur en vano restaurar las decadentes religiones imperiales de otros tiempos. Al principio de su reinado no se mostr desfavorable a los cristianos; incluso se dice que algunos de ellos hacan parte de su familia oficial, y que confiaba a una nodriza cristiana la crianza de Caracalla, su hijo. Pero a partir del 202 en todos sus dominios persigui fieramente a la Iglesia, hasta el final de su reinado y muerte, y lo hizo con tanta crueldad, que muchos escritores cristianos lo consideraron como el anticristo. De esta persecucin se registra en la sola ciudad de Lyon diecinueve mil mrtires. Donde ms se ensa fue en Egipto y todo el norte de frica. Por ejemplo, Leonidas, el progenitor del gran telogo Orgenes, fue decapitado en Alejandra, y Orgenes quiso correr la misma suerte del padre, pero su madre se lo evit, escondindole la ropa. En la ciudad de Cartago, fueron despedazadas por las feroces bestias en el ao 203, Perpetua, una mujer noble de esa ciudad, y Felicitas, su esclava.

6. Maximino Tracio, Cayo Julio Vero

Emperador romano entre los aos 235-238 d. C. Responsable de que fuera avivada en alto grado la persecucin contra los cristianos en su corto reinado. En ese tiempo Orgenes se salv escondindose.

7. Decio, Cayo Mesio Quinto Trajano

Emperador romano entre los aos 249-251 d. C. Al igual que Maximino Tracio, era oriundo de la regin de Tracia. Intent imponer la unidad religiosa en el Imperio, causa por la cual desat una terrible persecucin general contra los cristianos; la ms severa que se haba sufrido hasta entonces. Su intencin pudo ser la de extirpar el cristianismo como una amenaza al bien comn. Se dice de Decio que sus admiradores lo alababan como la personificacin de las viejas virtudes romanas, incluyendo una preocupacin debida a que en el imperio se estaban abandonando los dioses romanos, los cuales, desde su punto de vista, haban engrandecido a Roma, lo cual haba acarreado muchas calamidades y la decadencia que afectaba la sociedad. Esto lo indujo a ordenar por medio de una serie de edictos, a que todos los ciudadanos del imperio ofreciesen sacrificios a los dioses, afectando amargamente a los santos. Muchos pagaron con sus vidas antes que apostatar de su fe; algunos, como el caso de Orgenes, fueron encarcelados. Afortunadamente su reinado tuvo corta duracin, y a su muerte la destruccin de la Iglesia tuvo un tiempo de cesacin. A Decio lo mataron los brbaros a flechazos.

8. Galo, Cayo Vibio Treboniano

Emperador romano entre 251-253 d. C., despus de la muerte de Decio, cuando fue proclamado emperador por las tropas de Mesia y Tracia, pero fue muerto por sus soldados a fines de 253 en Terni. Su reinado es conocido por la persecucin que emprendi contra los cristianos.

9. Valeriano, Plubio Licinio

Emperador romano entre los aos 253-260 d. C. En 257 decret astutamente una persecucin general contra los cristianos, de corta duracin pero con furia redoblada, famosa debido a que durante ella fue decapitado Cipriano, el clebre obispo de Cartago, al norte de frica, uno de los ms eminentes escritores y dirigentes de la Iglesia en su tiempo. (*2) Es importante fijarnos en el hecho de que durante la persecucin de Decio, Cipriano tuvo que huir de Cartago, sin que por ello descuidara la gua de la iglesia. A su regreso pronunci un discurso contra los lapsi, que eran los cristianos que apostataban de su fe en tiempos de persecucin, y pasada sta solicitaban ser readmitidos de nuevo en la comunidad de la Iglesia, para eludir el sufrimiento. Cipriano no se detuvo ah, sino que, adems, escribi muchas cartas y un libro titulado "Los lapsi", oponindose a la fcil readmisin sobre todo de los que se haban librado de la persecucin por haber sacrificado a los dolos, o lo haban logrado mediante soborno a las autoridades imperiales, solicitando asimismo duras penitencias a estas personas. Novaciano, obispo de la iglesia en Roma, fue an ms lejos oponindose fuertemente a su admisin, y se produjo el cisma de Novaciano, dando origen al novacionismo, que dur hasta entrado el siglo quinto, seguidos por los donatistas, nombre tomado de Donato, obispo de Cartago. Durante la persecucin ordenada por Valeriano se lleg a confiscar los bienes, el destierro para las matronas cristianas y la esclavitud para los oficiales cristianos del ejrcito. En Roma fue muerto el obispo, y el dicono Lorenzo asado sobre una parrilla.

(*2) La muerte de Valeriano no pudo ser ms cruel. Dice Mauricio de la Chtre: "A fines del ao 260, vindose despus de una derrota rodeado por los persas, sin esperanza de poder escapar, tuvo una conferencia con Sapos, rey de los persas, que le retuvo prisionero, sin querer jams devolverle la libertad. El prfido monarca, despus de haberle tratado con la mayor indignidad por espacio de nueve aos, hacindole servir de estribo para montar a caballo, o subir a su carro, le hizo al fin dar muerte en 269, negndole los honores de la sepultura; porque despus de su muerte, Valeriano fue degollado por orden de aquel brbaro, salado su cuerpo y su piel curtida y teida de encarnado y puesta en un templo para eterno monumento de la afrenta de los romanos. Todos los cristianos han reconocido el dedo de Dios en el deplorable fin de Valeriano". La historia de los Papas y los Reyes. CLIE 1993. Tomo I, pg. 189.

10. Dioclesiano, Cayo Aurelio Valerio

Emperador romano entre los aos 284-305 d. C. Uno de los ms poderosos emperadores romanos. En poltica religiosa quiso restaurar las antiguas creencias, lo que le puso en conflicto con los cristianos, a los que persigui duramente. Este emperador inici en 303 la ms terrible y sistemtica de todas las persecuciones contra la Iglesia de Jesucristo, la cual continu su sucesor Galerio hasta el ao 311. Su proceder contrasta con las circunstancias que le rodeaban, pues a la edad de cincuenta aos, rodeado de cristianos en el cuerpo oficial, su propia esposa e hija a la vez esposa de su sucesor Galerio, eran cristianos, o favorables a la fe de la Iglesia, sin embargo, desat, tal vez instigado por el ambicioso Galerio, la ms cruel de las persecuciones.

El gobierno imperial orden la quema de todo ejemplar de la Biblia confiscado; decret la destruccin de toda edificacin construida como centro de reunin de la Iglesia; que todos los que no renunciasen a su fe perdieran su ciudadana y quedasen fuera de la proteccin de la ley. Se orden la degradacin de cristianos que ocupaban puestos de honor en el imperio. Se daba el caso de que era incendiado el lugar de reunin, estando los creyentes en reunin, pereciendo en consecuencia los santos dentro de las paredes. Seguan emanando edictos ordenando el encarcelamiento de dirigentes de las iglesias, la esclavitud de los sirvientes domsticos que no adjuraran de su fe, y ofrecimiento de libertad a los cristianos que ofrecieran sacrificios a los viejos dioses, y, por el contrario, tortura y muerte para quienes se obstinaran.

La intencin de Dioclesiano era la de exterminar la "supersticin cristiana", como sola llamar a la Iglesia. Pero el Seor siempre estuvo presente. l haba muerto y resucitado primero, y hubo ocasiones en que meta Su mano, como la vez en que animales feroces dejaron ilesos a los cristianos que les eran expuestos, y atacaron a los perseguidores de los santos. Ante una contienda tan desigual entre un imperio dotado de un poderoso y cruel ejrcito y la resistencia pasiva de la Iglesia del Seor, ante los ojos de los hombres, quin podra salir victorioso? Oh propsitos insondables los del Padre; el victorioso no fue precisamente el gobierno imperial con sus fuerzas satnicas y su confianza en la magia pagana, sino que el ejrcito de Cristo fue el vencedor, aunque haya sido el nico que puso los miles de muertos y mrtires. Recurdese que en la Iglesia todos estamos calificados para ser mrtires victoriosos. El trmino dicesis, que utiliza la Iglesia Catlica Romana, proviene de Dioclesiano. Durante su reinado dividi las provincias o regiones de su imperio, y a esas divisiones se les llam dicesis.

Todas estas persecuciones tuvieron un fin en los propsitos del Padre, y en vez de ser exterminada, la Iglesia sala ms vigorizada, ms santificada de cada una de ellas. Por qu sala la Iglesia ms vigorizada? Porque tiene dentro de ella la vida de resurreccin. La vida de resurreccin vence a la persecucin, y el vencedor recibe el premio de la corona de la vida, como aadidura de la salvacin. Cada hermano que permaneciera fiel aunque tuviese que ir a la crcel o dar su vida, tena la promesa de reinar con el Seor en el reino de los cielos. Satans podr recibir poder para quitarnos la vida, pero no puede ir ms all; no puede traspasar los umbrales de la muerte y arrebatarnos la corona de la vida, pues esas llaves slo las tiene el Seor Jess. Slo el Seor conoce la gran muchedumbre de santos mrtires que derramaron su sangre antes que rendir culto de adoracin a criatura o institucin creada por los hombres. Indudablemente Dios permiti todo ese perodo sangriento para su Iglesia para fundamentar y arraigar la fe en los corazones de Sus hijos; una vez que cesaron las persecuciones, se dio el inicio al perodo del decaimiento. No en vano est estampada como en caracteres de oro la siguiente afirmacin: "14Estos son los que han salido de la gran tribulacin, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. 15Por eso estn delante del trono de Dios, y le sirven da y noche en su templo; y el que est sentado sobre el trono extender su tabernculo sobre ellos" (Ap. 7:14-15).

Constantino el Grande

A la muerte del emperador Constancio Cloro en 306, de quien se dice que jams estuvo de acuerdo con la persecucin a los cristianos, su hijo Constantino, quien se encontraba en York, Britania, fue proclamado emperador augusto por sus tropas, pero sus rivales se opusieron, por lo cual fue escalando posiciones en la poltica imperial, no sin antes librar una prolongada contienda. Dotado de un poderoso ejrcito fue derrotando a sus oponentes, y en el ao 312, tras la muerte de Galerio, dio un paso decisivo con relacin a la Iglesia. Aliado con Licinio, con quien hasta el momento se divida el Imperio, el primer enemigo que tuvo que enfrentar fue a Majencio, quien se haba hecho fuerte en Italia y se haba apoderado de Roma, pero Constantino lo derrot en la batalla junto al puente de Milvio, cerca de Roma. Narra en uno de sus libros el obispo Eusebio de Cesarea, que Constantino, a la sazn amigo suyo, le haba contado haber tenido, la vspera a esa batalla, la visin de una cruz en los cielos, que llevaba la inscripcin en latn, "In hoc signo vinces" (Con este signo vencers), y que mediante un sueo Dios le confirm, aparecindosele con la misma seal, mandndole que se hiciera una semejante, a fin de que la usase como salvaguardia en sus batallas con sus enemigos.

Dice Eusebio que l mismo vio el estandarte que fue hecho por orden de Constantino, el cual constaba de una lanza cubierta de oro y piedras preciosas que orlaban un monograma con las letras griegas ji y rho (Χρ) del nombre de Cristo. Al ao siguiente, en 313, Constantino y Licinio celebraron una entrevista en Miln, en donde tomaron la decisin de adoptar una poltica de tolerancia para los cristianos de todo el Imperio, por medio de la proclamacin de un edicto, asunto que acept Licinio para que se beneficiara la parte oriental del Imperio, bajo su dominio. Pero las relaciones entre ambos emperadores, aunque eran cuados, se fueron deteriorando sobre todo en el terreno religioso, pues Constantino propenda por favorecer a los cristianos y Licinio a los paganos. Por ltimo sobrevino la irremediable guerra y Licinio fue derrotado en las batallas de Andrianpolis y Crispolis en el ao 324, quedando as en manos de Cayo Flavio Valerio Constantino I el Grande, el gobierno de todo el Imperio Romano.

El dao de la segunda muerte

"11El que tiene odo, oiga lo que el Espritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrir dao de la segunda muerte".

Qu invita el Espritu Santo a or aqu a la Iglesia? En primer lugar que no se nos olvide que el Seor Jess fue crucificado en el Glgota, pero resucit glorioso; que no temamos lo que eventualmente tengamos que padecer por causa del Seor, pues l tiene el control de todo lo que ocurre en el universo; que seamos fieles a l hasta la muerte; vale la pena, pues las pruebas acrisolan nuestra fe; que l est al tanto de todo lo que nos sucede y sabe lo que nos conviene; que sabe perfectamente quines son los verdaderos hijos de Dios y quines mienten al afirmar serlo, y se renen para reverenciar al diablo o servirse a s mismos y no al Seor.

De qu tienen que ser vencedores los hermanos de la iglesia en Esmirna? La victoria aqu se trata de la fidelidad al Seor hasta la muerte. Si eres infiel terminas en derrota. Si huyes del sufrimiento, incluyendo el martirio, ests en derrota. Si amas ms tu propia vida y no ests dispuesto a ofrendarla por el Seor, es posible que sufras dao de la muerte segunda. (*3) Por ser un tema controversial, en el presente libro no entramos a analizar lo del dao de la segunda muerte, pero dejamos sentado la clara doctrina bblica de que los creyentes han de ser juzgados cuando el Seor venga. El apstol Pedro dice que el juicio comienza por la casa de Dios (cfr. 1 Pedro 4:17). De hecho, el primer juicio que presidir el Seor Jess en Su segunda venida, ser el de la Iglesia; Su propia Iglesia.

(*3) Para una mejor comprensin de lo que significa no sufrir dao de la segunda muerte, remito al lector a que lea mi libro "Los Vencedores y el Reino Milenial".

Como hijos de Dios, tenemos la responsabilidad delante de l de hacer lo que nos corresponde, de conformidad con Sus propsitos, y de lo cual debemos dar cuenta. Dios no ha dejado a Su creacin ni mucho menos la edificacin de Su Iglesia al arbitrio de los hombres. Es necesario obrar de acuerdo con un plan minuciosamente trazado por el Seor. "Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba segn lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo" (2 Co. 5:10). Aqu no se refiere al mundo sino a la Iglesia, a los santos. Tambin hablndole a los discpulos, en Mateo 16:27, el Seor les dice: "Porque el Hijo del Hombre vendr en la gloria de su Padre con sus ngeles, y entonces pagar a cada uno conforme a sus obras". No se trata de hacer las cosas de acuerdo con nuestro propio plan y propsito, as nos parezca muy encomiable, sino segn Dios. Es necesario que desviemos nuestra atencin de los intereses terrenales, tanto de tipo personal como de ndole organizacional y no descuidar la salvacin de nuestra alma. "...ocupos en vuestra salvacin con temor y temblor" (Fil. 2:12); y la razn de esto la encontramos tambin en la bendita Palabra de Dios, cuando dice: "Porque qu aprovechar al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? O qu recompensa dar el hombre por su alma?" (Mt. 16:26). De acuerdo con el contexto, esto no se lo dice el Seor a las multitudes mundanas sino a sus discpulos. Sufrir dao de la segunda muerte no es, pues, sufrir la muerte segunda (Ap. 20:14), que es eterna, sino participar temporalmente de algn tipo de sufrimiento dispensacional durante el perodo del reino milenial; sufrimiento del cual el creyente no vencedor ha de salir una vez haya pagado hasta el ltimo cuadrante; es decir, hasta que realmente su alma haya sido transformada.

La Patrstica

Es sumamente importante trazar un ligero perfil de los principales protagonistas y algunos hechos de inters de este amargo pero fructfero perodo de la Iglesia del Seor. Algunos de esos grandes maestros son los llamados padres de la Iglesia.

Clemente de Alejandra

Clemente de Alejandra (150-215 aproximadamente), naci probablemente en Atenas y fue formado en la atmsfera cultural y filosfica helnicas; se conformaba con el temperamento eclctico filosfico grecorromano, y en su bsqueda de la enseanza apostlica fue atrado por Panteno, de quien fue sucesor en la direccin de la escuela de Alejandra. En el ao 203 y a causa de la persecucin del emperador Septimio Severo, abandon Alejandra, y se sabe que en las iglesias de las localidades de Jerusaln y Antioqua le llamaban "el bendito presbtero". Clemente lleg al convencimiento que el hombre sabio no debe gloriarse en su sabidura y que "la sabidura de este mundo es necedad para con Dios", pero a la vez sostena las bondades de la filosofa griega para el avance del evangelio.

Clemente afirm la no oposicin entre las verdades religiosas contenidas en el cristianismo y la filosofa griega, a la que consideraba como una anticipacin y una preparacin para la exposicin de las verdades cristianas. Segn Clemente, fe y saber filosfico se complementan. Paradjicamente, a la par que repudiaba a los llamados gnsticos, deca que hay una gnosis cristiana, que viene por la fe y no por el razonamiento. Clemente enseaba que a Dios slo se le puede conocer por medio del Logos, (la Palabra, el Verbo) el cual existe desde siempre y es el perfecto reflejo y rostro de Dios, por quien se manifiesta y se da a conocer. Deca que Jess es el Logos, el Dios santo, que derram su sangre para salvar a los hombres; el Paidagogs o instructor de los creyentes. Pero parece que no pensaba en Jess como verdadero hombre sino slo en la apariencia. Afirmaba que el Seor Jess es la Palabra (Logos) de Dios, el Espritu hecho carne. De modo que a travs de estos y otros conceptos, vemos la fuerte influencia de la filosofa griega en este varn. Casi todos sus libros fueron escritos en defensa del cristianismo contra el paganismo, entre los cuales han sobrevivido el Protreptiks, dirigido a los griegos para alentar a los paganos a convertirse, el Paidagogs (Instructor), con instrucciones morales para los creyentes, y los Stromata, o ttulos de la filosofa cristiana, obra apologtica y expositiva con instrucciones ms avanzadas.

Orgenes

Orgenes (185-254). Indudablemente desempe un papel de mayor influencia este sucesor de Clemente como director de la escuela de Alejandra, desde cuando slo tena 17 aos de edad. Gran telogo y estudioso bblico, nacido en Alejandra de padres cristianos. Su padre fue encarcelado y muerto, y los bienes de la familia confiscados durante la persecucin ordenada por el emperador Septimio Severo. De no ser porque su madre le escondi la ropa, se habra presentado voluntariamente al martirio. Tomando al pie de la letra lo dicho por el Seor en Mateo 19:12, Orgenes se hizo eunuco, y tambin para aceptar alumnas en sus conferencias y evitar la posibilidad de cualquier escndalo. Fue estudiante del neoplatonismo. Visit a Roma, Arabia, Grecia y Palestina.

En Palestina fue ordenado presbtero por los obispos de Cesarea y Jerusaln, pero eso le acarre problemas con Demetrio, obispo de Alejandra, quien alegaba que no haban respetado su jurisdiccin, pero en el fondo parece que haba motivos de celos por el prestigio de Orgenes, por lo que ste tuvo que establecerse en Cesarea, en donde prosigui sus actividades pedaggicas y de escritor ubrrimo, y a donde tambin tuvo la oportunidad de traer desde el Ponto a Gregorio Taumaturgo, quien recibi todo el aporte de las enseanzas de Orgenes. Para ese tiempo los hombres se haban apartado mucho de los principios bblicos sobre el presbiterio y el gobierno de la iglesia. Muri Orgenes como consecuencia de las torturas durante la persecucin ordenada por Decio, a la edad de sesenta y nueve aos y fue sepultado en Tiro.

Sus obras principales fueron:

* La Hexapla. Texto del Antiguo Testamento colocado en seis columnas paralelas; la primera el texto hebreo, la segunda el mismo texto hebreo trasliterado en caracteres griegos, y el resto varias traducciones griegas. Slo se conservan fragmentos. Se dice que Jernimo us la Hexapla para la traduccin de la Biblia latina, la famosa Vulgata.

* Comentario sobre las Escrituras.

* Sobre Principios Primeros (De Principiis). Cuatro libros. La primera obra dogmtica o de teologa cristiana, que se trata de la primera exposicin metdica y comprensiva de la fe cristiana.

* Contra Celso. Son ocho libros de apologa para rebatir los ataques y la ms aguda crtica que contra el cristianismo haba dirigido sesenta aos antes el pagano Celso. Se le considera la ms hbil defensa del cristianismo producida hasta entonces.

* Escritos menores. Uno llamado De resurrectione, otro sobre oracin, otro sobre la exhortacin al martirio.

Es indiscutible, como le sucedi a muchos otros hombres de Dios que haban sido educados en las canteras de la filosofa griega, que Orgenes, tanto en sus escritos como en el enfoque de su lnea teolgica, dejaba entrever alguna seal de esa herencia. Pero se aplicaba en el minucioso y profundo estudio de la Biblia, viendo en ella tres planos de significado: a) el comn o histrico, el sentido literal, el de la carne, el que est en la superficie, para la gente sencilla; b) el alma de las Escrituras, el sentido moral, el que edifica a los que lo perciben, y c) el espiritual, mstico, para los espirituales, que encierra algo escondido bajo lo que superficialmente repugna a la conciencia, pero que una vez discernido puede ser expresado en forma de alegora. Pero es difcil mantener estos tres puntos de vista a travs de toda la Palabra de Dios. Querer armonizar la filosofa con las enseanzas del cristianismo, o lo que es lo mismo, explicar las enseanzas del Seor en trminos filosficos y lgicos, adems de sostener algunos otros puntos de vista errneos, le acarrearon a Orgenes haber sido sealado como hereje en algunos puntos por snodos regionales celebrados en Alejandra (399), Jerusaln y Chipre. Posteriormente, en dos concilios celebrados en Constantinopla (543 y 553) formularon el catlogo de los "Errores de Orgenes". El principal contradictor de Orgenes fue su antiguo discpulo Metodio de Olimpo, quien fue el que dio comienzo a las controversias.

Gregorio Taumaturgo

Gregorio Taumaturgo (213-270). Abogado pagano de Nueva Cesarea, en Ponto, Gregorio Taumaturgo (obrador de maravillas) provena de una familia opulenta y principal; as tuvo contacto con Orgenes en Cesarea, Palestina, a quien busc como distinguido maestro de filosofa, y en l encontr, ms que filosofa y conocimientos seculares, la fe cristiana, con los nfasis distintivos de Orgenes. Al regresar al Ponto lleg a ser obispo de la iglesia de su localidad, alrededor del ao 240. Cuando Gregorio muri, la gran mayora de sus paisanos se haba convertido. De l se cuenta una curiosa e interesante ancdota retrica.

Se dice que cuando fue constituido obispo, slo haba unos diecisiete hermanos cristianos integrando la iglesia, y que a su muerte, treinta aos ms tarde, slo quedaban diecisiete paganos en la ciudad. Eso significa que su ministerio tuvo mucho xito. Algunos opinan que hizo all grandes esfuerzos para apartar a los creyentes de las festividades paganas instituyendo fiestas en memoria de los mrtires. La opinin de otros es que Gregorio as us para ello un medio dudoso, pues fue haciendo la transicin para sus paisanos tan fcil como fuera posible, sustituyendo festejos en honor de los mrtires cristianos por las fiestas de los dioses paganos, lo cual se puede tomar como una prolongacin de la idolatra.

Escuelas teolgicas

Ante la necesidad de la instruccin catequista de los nuevos convertidos provenientes de hogares paganos, surgieron y fueron establecidas cuatro grandes escuelas de teologa y pensamiento cristiano, las cuales se convirtieron ms tarde en centros de preparacin avanzada de teologa y doctrina para los dirigentes y maestros de la Iglesia en esa poca que necesitaba de una centralidad en la doctrina cristiana frente al alud de errores y herejas. Hay que tener en cuenta que en esa poca la exgesis bblica estaba en su infancia y en la Iglesia no exista un sistema desarrollado de hermenutica. Esas escuelas fueron las de Alejandra, Asia Menor y Norte de frica, a las cuales estaban asociados grandes maestros.

La escuela de Alejandra, fue fundada por Panteno alrededor del ao 180, en una de las ms cultas e importantes ciudades del Imperio Romano, fundada por Alejandro el Grande en el siglo IV a. C. Dotada que haba sido de una de las ms completas bibliotecas de la antigedad, Alejandra fue la cuna de la ltima de las filosofas grecorromanas no cristianas, el neoplatonismo; y floreci tambin all el gnosticismo. Como importante centro cultural del mundo helnico, en Alejandra, desde los tiempos de Ptolomeo Lagi (323-285 a.C.) y Ptolomeo Filadelfo (285-247 a.C.) se fueron dando cita diversas escuelas de pensamiento, lo mismo que las corrientes msticas asiticas, las diferentes filosofas griegas, la influencia del judasmo y el derecho romano, acrisolndose de paso el gusto por la alegora sobre todo en el terreno religioso, mtodo exegtico practicado por estudiosos de la talla de Filn y Orgenes.

El judo helenista Filn, fue un estudioso de la Biblia, pero usaba un sistema eclctico de interpretacin, inclinndose por las especulaciones filosficas griegas, aplicando en especial el arbitrario mtodo alegrico, herencia que leg a la teologa cristiana alejandrina. Se debe tener en cuenta que en Alejandra los maestros cristianos, entre ellos Panteno, Clemente de Alejandra y Orgenes, consideraban la filosofa griega como una herramienta que deba ser usada, herramienta que en ocasiones result de doble filo. Panteno fue un filsofo estoico convertido y era eminente por el fervor de su espritu, del cual slo se conservan fragmentos de sus escritos.

La escuela de Antioqua, fundada por Luciano. Relacionados con esta escuela encontramos a los grandes, Diodoro de Tarso, Teodoro de Mopsuestia, Teodoreto de Silo, Doroteo, y el ms sobresaliente, Juan Crisstomo. A diferencia de la escuela de Alejandra, que era alegrica, la de Antioqua era exegtica, gramtico-histrica, y a veces escptica en algunas cosas. Desafortunadamente, debido al rigorismo en la aplicacin de este mtodo exegtico, en esta escuela cayeron en algunas desviaciones, como el exagerado racionalismo, llegando incluso a desechar lo aparentemente incomprensible de la Biblia. Estos mtodos especulativos de captar la Revelacin llegaron a degenerar en excesos como el de Luciano, uno de los precursores del arrianismo, o el de Teodoro de Mopsuestia, quien a pesar de ser uno de los mejores comentaristas bblicos de la antigedad, no por ello dej de caer en el error de negar la inspiracin de algunos libros del Antiguo Testamento.

La escuela de Asia Menor, se caracteriza porque, a diferencia de la de Alejandra, no estaba centrada en una ciudad en especial, sino que consista en una lnea de pensamiento y trabajo coyuntural de un grupo de maestros y escritores de teologa. Ireneo fue el ms conspicuo exponente de esta escuela, gran evangelista, conferencista y escritor, defensor de la causa de Cristo.

La escuela del Norte de frica, tena su centro en Cartago. Fue la escuela que ms contribuy a la formacin del pensamiento teolgico de Europa. All se destacaron importantes escritores y telogos de la talla del brillante, clebre, controvertido y fervoroso Tertuliano, y del hbil obispo Cipriano.

Los apologistas

No obstante atravesar la poca ms amarga y sangrienta de la Iglesia, y debido a que el cristianismo se enfrentaba tambin con las ideas opositoras surgidas del paganismo, algunos escritores cristianos de los aos 120 a 220 escriben para defender o hacer la apologa de la fe de los seguidores del Seor Jess, y buscar la conversin de los paganos. Estas obras se caracterizan porque fueron escritas en un estilo untado de ideologas filosficas griegas, pues una de las dificultades para los paganos era aceptar la divinidad de Cristo, por eso recurrieron al Logos para buscar una comprensin entre los platnicos helenistas de su tiempo. La doctrina del Logos era conocida de los paganos y es usada por Justino para exponer cmo Dios revela Su sabidura. El estoicismo y el neoplatonismo ejercieron marcada influencia en el pensamiento cristiano de los primeros siglos; por ejemplo, muchos de los apologistas y de los llamados padres usaron el estoicismo para fundamentar tericamente la tica.

El estoicismo enseaba que en el universo haba una razn divina dominante, de la cual sali una ley moral natural, la que para muchos intelectuales cristianos era idntica con la ley moral cristiana, aunque conservaban el contraste entre el cristianismo y el mundo. Moldeadores del pensamiento cristiano tan prominentes como Orgenes y Clemente de Alejandra, eran estudiantes de la filosofa griega, particularmente el neoplatonismo y el estoicismo. Parece ser que el neoplatonismo tuvo su origen precisamente en Alejandra. Ambrosio de Miln haba bebido en fuentes estoicas, y Agustn en las del neoplatonismo. Enfocando de nuevo los apologistas, tenemos que estando distante los tiempos de las inquisiciones de parte de una organizacin religiosa que persigue a quienes no piensen como ellos, los cristianos del tiempo de Esmirna se atreven a pedir libertad religiosa. Los apologistas cristianos condenaron enrgicamente los cultos paganos, tan abundantes en el Imperio, negndose a hacer contemporizacin alguna con ellos. Entre los que lucharon por defender la fe cristiana contra las calumnias y ataques de los judos y paganos politestas, tenemos a:

Cuadrato

Era un profeta que conoci a los apstoles. En su apologa menciona a esos quinientos discpulos que vieron al Seor resucitado. Segn Eusebio de Cesarea, escribi la primera de las apologas conocidas, la cual fue presentada al emperador Adriano en Atenas, en el invierno de 124-125, y de la cual slo se conserva un fragmento. Muchos consideran que su Apologa es la misma Epstola a Diogneto.

Arstides

Este contemporneo de Cuadrato escribi la segunda de estas apologas. Eusebio dice que la redact durante el reinado de Adriano y la traduccin siraca durante el reinado de Antonino Po; pero es ms fuerte la opinin que fue dirigida a ste ltimo. Se trat de un cristiano filsofo. De acuerdo con la necesidad del momento y por ser dirigida a la oposicin originada en la cultura helenista, Arstides inicia su apologa con un bosquejo demostrando la existencia de Dios basndose en el argumento del filsofo Aristteles que se relaciona con el origen del movimiento. El texto de esta apologa no se vino a tener sino hasta 1878, en que los monjes armenios del monasterio Las Aristas, de Venecia, publicaron una versin armenia. La versin siraca fue descubierta en el monte Sina en 1889 por Rendel Harris.

Epstola a Diogneto

Existe un brillante y annimo documento apologista llamado Epstola a Diogneto, obra atribuida supuestamente a Panteno, pero con ms fundamentados argumentos a Cuadrato, y dirigida a un cierto Diogneto, quien probablemente se trate del emperador Adriano. Esta carta ofrece una excelente presentacin de los postulados de la Iglesia frente al paganismo y al judasmo mismo. Ante la acusacin en esa poca de que el cristianismo iba debilitando la estabilidad y las estructuras del Imperio Romano, la Epstola a Diogneto declar: "Lo que alma es al cuerpo, son los cristianos al mundo... El alma est aprisionada en el cuerpo, pero ella conserva al mismo cuerpo; y los cristianos estn aprisionados en el mundo como en una crcel, pero ellos mantienen unido al mundo". (Se puede leer este documento en el excursus II al final del presente captulo).

Justino Mrtir

Era natural de Samaria. Escribi dos de las ms famosas apologas del cristianismo durante el reinado de Antonino Po. El perfil de este mrtir es el de un hombre de una personalidad excepcional, como humano y por su innegable influencia en la Iglesia. En su obra Dilogo con Trifn narra algunos datos biogrficos. Estudioso en algunas escuelas filosficas griegas antes de conocer al Seor, hasta que hall la verdad en Cristo, en quien el Logos histricamente haba encarnado y tomado forma humana. En Roma fund una escuela a manera de los filsofos paganos. Es curioso el contraste entre Marcin y Justino. Mientras que aquel usa la filosofa para adulterar las enseanzas de la Iglesia, Justino pone esos conocimientos al servicio del evangelio, para defenderlo y propagarlo. De la obra de Justino se conserva muy poco, pero por el historiador Eusebio se sabe que escribi mucho, y que era un filsofo en el estilo, y desde ese punto de vista usaba el mtodo platnico, pero en el contenido era un verdadero cristiano. Justino gan su calificativo por haber muerto por la fe en el Seor Jess.

Melitn

Eusebio lo cita como obispo de Sardis durante el reinado de Marco Aurelio, y nos da una lista de su obra, de la cual slo se conservan fragmentos, citando entre sus obras una apologa al emperador Cmodo, hijo y sucesor del anterior. An se conserva su obra la Homila sobre la Pascua. En esa misma poca escribe tambin otro apologista llamado Apolinar de Hierpolis.

Atengoras

El filsofo cristiano de Atenas. Escribi su apologa dirigida a los emperadores Marco Aurelio y Cmodo, y hace la entrega en Atenas, su ciudad natal. Refuta las calumnias a los cristianos cuando los acusan de ateos, afirmando que creen en un Dios superior. Escribe un tratado sobre "La resurreccin del cuerpo", tocando un tema inaceptable para los filsofos de su tiempo. Defiende la divinidad del Logos. En esa misma ciudad y en similares circunstancias escribe y acta el apologista Milciades.

Tefilo

Apologista que fue obispo de Antioqua. Escribi tres libros apologticos a su amigo Autlico, en los cuales aparece por primera vez el trmino Trinidad (en griego, Trada).

Taciano

Contemporneo con Tefilo floreci este otro apologista, nacido en el ao 110, quien despus de haber sido discpulo de Justino (mrtir) en Roma, en el ao 172 volvi al Oriente y fund una rigorista secta gnstica encratita, movimiento de donde haba salido, secta rigorista en contra del matrimonio. Antes de dar este paso, escribi Oratio ad Grcos, obra apologtica en donde defiende el origen divino del cristianismo. Es ms conocido por su obra El Diatesarin, una especie de historia de la vida de Cristo; es una armona o entrelazamiento de los cuatro evangelios.

Minucio Flix

Escribe una simptica apologa llamada Octavius, por medio de la cual defiende al cristianismo usando un dilogo entre un pagano llamado Cecilio y un cristiano de nombre Octavio. Cecilio expone las calumnias difundidas contra la Iglesia y Octavio le responde mostrndole las verdades cristianas.

Hermias

Tiene una Stira contra los Griegos, en donde ataca y ridiculiza la filosofa griega.

Los polemistas

Adems de los llamados padres apostlicos que conocieron directamente a los apstoles, y de los apologistas en la poca de las persecuciones, registramos en el perodo proftico de Esmirna a los polemistas, o sea, los que combatieron contra las herejas, contra los gnsticos y defendieron valientemente la divinidad de Cristo frente a todos los ataques del enemigo. Los ms preclaros exponentes son:

Ireneo

Ireneo (130-195). Probablemente naci en Esmirna, en donde desde nio conoci a Policarpo, y desde all fue enviado a las Galias (Francia) haciendo parte de un grupo de evangelistas. Ms tarde lleg a ser obispo de Lyon, en donde realiz un trabajo tan meritorio, que se registra que casi toda la ciudad fue hecha cristiana, convirtindose en un centro de donde salieron muchos misioneros a evangelizar la Galia. Es tal vez el personaje que reviste mayor importancia en todo este perodo de Esmirna. Fue el principal opositor de los ataques de los gnsticos y marcionitas, herejas que conoci y refut en defensa de la Iglesia. Para combatir el gnosticismo escribi importantes libros como "Contra herejas" (Adversus Hresus), y su "Demostracin de la predicacin apostlica".

En el proceso de la formacin del canon, y debido a que algunos ponan en duda la posicin del Evangelio segn San Juan, defendi la tesis de que tena que haber cuatro evangelios; asimismo expresa claramente la cuestin de la sucesin apostlica. Por otra parte, sostena que el Logos que se hizo carne en Jesucristo, era el Hijo de Dios, y daba nfasis a su conviccin de que Jesucristo era tanto plenamente hombre como Dios, y que Jess Dios-hombre sufri la crucifixin por los hombres, en contraposicin a los postulados gnsticos de que Cristo era un mero fantasma, y de los marcionitas con su raro dualismo. Entonces en reaccin contra el velado politesmo de los gnsticos y los dos dioses de los marcionitas, Ireneo es representativo de la unidad de Dios. Muri como mrtir.

Tertuliano

Tertuliano, Quintus Septimus Florens (160-220). Este polmico y fogoso gran telogo y apologista cristiano naci en Cartago, en el Norte de frica, de padres paganos, ricos. Figura controversial en la historia de la Iglesia, muy instruido en la filosofa estoica; ejerci su profesin de abogado en Roma. En su juventud parece haber sido instruido en la filosofa estoica. Su conversin al Seor ocurri en su mediana edad, llegando a ser presbtero. Conoci bien el griego, pero escribi mucho en latn. Se caracterizaba por ser un cristiano ortodoxo y compuso un extenso tratado contra Marcin. Otras obras suyas son Contra los Herejes, Prescription, y contra los paganos, la apologa el Apologtico. Cuando ya envejeca se hizo montanista hasta su muerte. De l se dice que lejos de ser hereje, era el campen de la Iglesia contra la hereja. Como buen apologista y abogado se atrevi a declarar en el ao 212 que "es un derecho del hombre, un privilegio de su naturaleza que cada cual pueda adorar segn sus propias convicciones".

Los cristianos de los primeros tiempos encontraron serias dificultades para exponer algunas verdades teolgicas, y en no pocas ocasiones se valieron aun de principios filosficos y legales para su tarea didctica y apologtica. Para referirse a Dios, por ejemplo, Tertuliano usaba la palabra latina substantia, tomada de la terminologa legal romana con la connotacin de la posicin relativa del hombre en la comunidad; usndola para referirse a que Dios en sustancia es uno, pero que Padre, Hijo y Espritu Santo, en esencia, forma y aspecto, son tres personas. Al usar la palabra (person) persona, en su disciplina de abogado, Tertuliano tena en mente su uso en la ley romana, con el significado de: "una parte en alguna accin legal"; de manera que las tres Personas de la Trinidad Divina tienen su respectivo lugar en la economa o actividad administrativa de Dios. Tertuliano entenda que el Hijo estaba subordinado al Padre, y que el Espritu Santo proceda del Padre por medio del Hijo.

Ya hemos mencionado que para esta poca empezaba a aparecer en algunas iglesias locales el episcopado con tendencias monrquicas, y en alguna forma se iba poniendo las bases para el gran salto que dio la Iglesia a partir de los primeros aos del siglo cuarto, cuando se da el comienzo del perodo proftico de Prgamo, con todas sus consecuencias.

El Blog

Calendario

<<   Abril 2007    
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Categoras

Archivos

Sindicacin

http://www.edificandofiladelfia.es.tl

Alojado en
ZoomBlog