3. Prgamo (2a. parte)

Por Arcadio Sierra Daz - 14 de Abril, 2007, 1:21, Categora: General

P R G A M O

(2a. prte)

El ascetismo

Alguien se preguntar, si la Iglesia se uni a los poderes del mundo y si el lujo y la ostentacin hacen furor en los "altares" de la cristiandad, no hubo quin reaccionara? El hecho de que Constantino hubiese dado ese viraje en la poltica del Imperio con relacin al cristianismo, que vena de padecer casi trescientos aos de cruel persecucin, fue visto por muchos eminentes personajes de la Iglesia, de la talla de Eusebio de Cesarea, como el cumplimiento de designios de Dios. Pero otros vean ms all de la simple apariencia. Vean cmo la puerta estrecha y el camino angosto se ensanchaban tanto, que muchos se apresuraron a mezclarse ntimamente en la poltica, las posiciones y el prestigio de este siglo. Vean que cada da el cristianismo se mezclaba ms y ms con el paganismo. Unos pocos vieron cmo la doctrina de los nicolatas empez a penetrar e impregnar todos los estamentos de la Iglesia. Y no fue extrao que los ricos y poderosos que se enseorean de las naciones, tambin encontraran ocasin de dominar la vida de la Iglesia del Seor, a fin de que se confundieran las cosas del Csar y las de Dios, pues la Iglesia haba venido a instalar su morada en esta tierra, donde tiene su trono el diablo. El partido clerical se olvid que la Iglesia es peregrina en esta tierra, y que Su divino fundador no slo jams tuvo una lujosa mansin en esta tierra, sino ni siquiera una piedra en donde recostar Su cabeza, pues el Padre lo estaba esperando en los lugares celestiales.

Algunos consideraron que el hecho de que el emperador se declarase cristiano, y que se dieran esas fciles conversiones en masa, no significaba una bendicin sino una gran apostasa, pues comenz a formarse y surgir el catolicismo paganizado, la disciplina de la Iglesia decay y se iba ahondando ms la brecha entre el ideal cristiano y su cumplimiento, y debido a todo esto, muchos que no queran abandonar la comunin de la Iglesia, reaccionaron como en una especie de sublevacin individual contra la organizacin y nuevo giro que la clase clerical le haba dado a la Iglesia, y prefirieron irse al otro extremo, retirarse al desierto a llevar una vida asctica, viviendo en cuevas y lugares solitarios, dedicados a la oracin y a la contemplacin. Pero ambos extremos son perniciosos.

La Palabra de Dios no aprueba para los hijos de Dios ni el matrimonio con el mundo, su profunda ingerencia en la poltica ni competencia en pos de posiciones, por un lado, ni el monasticismo, tanto en su modalidad de solitario, como los ermitaos, o colectivamente enclaustrados en los monasterios, por el otro. En la Iglesia primitiva no haba monjas ni monjes; en la experiencia precristiana, estas prcticas eran paganas.

Algunos tambin defienden la posicin de los monjes aduciendo que por la influencia del gnosticismo, el marcionismo y en particular del maniquesmo, se haba propagado la idea dualista de cuerpo y espritu, pensando que el cuerpo se opona a la vida plena del espritu, por la difundida creencia filosfica de que la materia en s es mala, y haba que doblegarla, someterla (por medios carnales, aadira yo). Ese es un error fundamental que se aparta de la enseanza bblica, que si, paradjicamente, por el Espritu se discierne, se le mira justamente como un rudimento del mundo. En esa clase de vida se infiltr algo del legalismo, o sea, el punto de vista de que la salvacin de alguna manera puede ser ganada y merecida mediante obras, en oposicin a la gracia. El Seor Jess vivi una vida santa, pero de ninguna manera asctica, y tampoco recomend el ascetismo, al contrario, orden ir por el mundo a predicar el evangelio y hacer discpulos y no huir del mundo. Al principio muchos obispos miraron mal el monacato, pero despus de extendido, a finales del siglo quinto, lleg a ser la caracterstica del cristianismo, llegando a su mayor desarrollo durante la Edad Media.

Amerita tambin mencionar que en el movimiento monstico hubo marcadas influencias asimismo, de una parte por el lado de Orgenes, Pnfilo y Eusebio de Cesarea en el sentido de dejarse llevar por el ideal platnico de vida, y aun por ciertos principios estoicos; y por otro por las palabras del apstol Pablo, de que quienes no se casaban podan tener ms libertad para servir al Seor. Tngase en cuenta tambin que si por el lado de los nicolatas se realizaba una mezcla con el paganismo y sus rituales, en el otro extremo, los monjes pudieron imitar el ejemplo de las religiones paganas, pues stas tenan vrgenes sagradas, eunucos, celibato entre los sacerdotes y personas apartadas para el servicio de sus dioses. Si los que se codeaban con Constantino se llenaron de orgullo de clase, no menos surgi entre los que llevaban su vida monstica, pues entre ellos se dio otra forma de orgullo, pensando que su nivel espiritual estaba por encima del de los obispos, y por ende eran ellos y no los dirigentes eclesisticos quienes deban decidir sobre cuestiones de la doctrina cristiana.

Es curiosa la terminologa con que se les ha designado. Eremitas o ermitaos, por cuanto prefirieron vivir en ermitas, santuarios o capillas situadas por lo comn en lugares solitarios. Monjes, que viene de la palabra griega monachs, que significa "solitario". Anacoretas, que quiere decir, "retirado" o "fugitivo". Cenobitas, palabra derivada de dos trminos griegos, que significan "vida comn", como una modalidad colectiva, diferente al anacoretismo. Se dice que fueron miles los que tomaron esta determinacin de retirarse a esa vida monstica, como especie de contagio en masa; empero Pablo el ermitao (no el apstol) y Antonio son los ms sobresalientes, y que los ponen como los iniciadores de esta clase vida, tal vez por el hecho de que respectivamente, Jernimo y Atanasio escribieron sus vidas. All se registra que Pablo huy de la persecucin al desierto a mediados del siglo tercero.

En cuanto a Antonio, tom su determinacin alrededor del ao 320, pues le impactaron las palabras del Seor Jess acerca del joven rico en Mateo 19:21, por lo cual dispuso de sus propiedades y reparti sus bienes entre los pobres, y se retir al desierto de Egipto. Otros de gran renombre son Simen del Pilar y Palemn el estilita, llamados as por su curiosa manera de vivir en columnas que terminaban en una plancha. Curiosamente, de Simen se dice que vivi sobre su pilar al este de Antioqua treinta y seis aos y que goteaba gusanos, piojos y mugre.

Hubo personas cuyo ingreso a un monasterio no estaba asociado con la conversin a la fe, sino ms bien a una preocupacin por la salvacin. Cuando el monasterio estatutariamente implica una vida de renuncia al mundo, de mortificar la voluntad, de austeridad en la comida y vestimenta mortificante, vigilias nocturnas despus de un duro trabajo diurno, ayunos, castigo de la carne, y otros procedimientos, eso va de la mano con un legalismo y la prctica de exagerados rudimentos del mundo, que no producen la paz con Dios, ni menos aun reemplazan el sacrificio de Cristo.

En la poca que se inicia con Constantino, los ministros cristianos comenzaron a llamarse "sacerdotes", aunque para la poca de Constantino, el ttulo de sacerdote tom un cariz ms pagano, pues antes de Constantino, en La Tradicin Apostlica, Hiplito de Roma llama sacerdote a Juan, y la Didak, del siglo I, llama sumos sacerdotes a los profetas de la Iglesia, pero en el sentido neotestamentario que usan Pedro, Pablo y Juan. El sacerdocio paganizado contribuy a la formacin del nicolasmo, quitndole el sacerdocio al pueblo.

"4Acercndoos a l, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, 5vosotros tambin, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. 9Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nacin santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciis las virtudes de aquel que os llam de las tinieblas a su luz admirable" (1 Pe. 2:4-5,9).

"Para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando (sacerdotando, en el original griego) el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espritu Santo" (Ro. 15:16).

"6Y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a l sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amn. 10Y nos ha hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra" (Apo. 1:6; 5:10).

Aun en contra de su voluntad y por la insistencia y ruegos de algn obispo, algunos de estos anacoretas llegaron a ser ordenados sacerdotes y obispos u ocupar cargos eclesisticos. Se dice que Pacomio, antiguo soldado del ejrcito imperial, quien naciera en una pequea aldea al sur de Egipto en 286, fue quien tuvo gran prominencia en el surgimiento del monaquismo comunal o cenobtico, y ms tarde Basilio de Cesrea, uno de los tres Capadocios, Martn de Tours y Jernimo. Indudablemente, uno de los ms sobresalientes organizadores del ascetismo fue Benito de Nurcia, autor de la famosa regla de San Benito, una de las ms influyentes de la organizacin del ascetismo.

Grandes exponentes de la patrstica

Por las informaciones recibidas de la poca, hubo en ese tiempo mucha actividad teolgica, y no menos corrientes de ideas controvertibles; es la poca del desarrollo y profundizacin de la Cristologa, y hacen su aparicin nuevas escuelas teolgicas en Constantinopla, Roma, Antioqua y Crdoba. Es, pues, Prgamo un perodo de grandes figuras protagnicas en el devenir de un gran vuelco de la Iglesia, entre los cuales se destacaron eminentes telogos, filsofos, historiadores, apologistas y polemistas, algunos de los cuales dejaron registros escritos de esos importantes acontecimientos. Antes de registrar un ligero perfil de algunos de los llamados padres de la Iglesia, es interesante anotar que el platonismo ejerci gran influencia en el cristianismo, principalmente por medio de pensadores cristianos como el judo helenista Filn, Justino Mrtir, Clemente de Alejandra, Agustn y los escritos que llevan el nombre de Dionisio el Areopagita.

Eusebio de Cesarea (260-340). Sabio erudito e historiador de la Iglesia, nacido probablemente en Palestina, en donde lleg a ser obispo de Cesarea y en donde fue discpulo de Pnfilo, natural de Berito (hoy Beirut), en la ocasin en que ste estudiaba, organizaba y completaba la biblioteca que Orgenes haba dejado all en posesin de la iglesia. Desde esta sede, Eusebio sala por diversas ciudades buscando documentacin acerca de los orgenes del cristianismo. Inicialmente, y aun en medio de las persecuciones en tiempos del emperador Maximino Daza, Eusebio escribi junto con Pnfilo varias obras, entre ellas Crnica, cinco libros de una Apologa de Orgenes. Muerto su maestro, revis y ampli su obra ms importante, la Historia Eclesistica, obra de capital importancia para el estudio de los primeros tiempos de la vida de la Iglesia, pues l se encarg de compilar, organizar y publicar casi todo lo que la posteridad logr saber de muchos de los cristianos de los primeros siglos de la Iglesia, y fue terminada cuando el emperador Constantino acababa de firmar el Edicto de tolerancia en el ao 313, que le otorgaba la paz a los cristianos.

Eusebio en su oportunidad se escap de la persecucin y se libr del martirio, y fue testigo presencial de aquellas amargas horas de la Iglesia, y por razones que hemos analizado arriba en el presente captulo, como muchos otros en su tiempo, vio en Constantino un instrumento escogido por Dios para llevar a cabo Sus propsitos, y, segn afirman varios analistas de la historia, por aquello de la fascinacin del boato imperial, se dedic a servir los intereses del imperio por encima de los de Jesucristo.

Eusebio se vio envuelto en las controversias arrianas, y aunque se mantuvo en el Concilio de Nicea dentro de la lnea ortodoxa, sin embargo, dej mucho que desear, pues no apoy plenamente a Atanasio de Alejandra, ya que sus intereses eran otros. Se dice que era amigo personal de Constantino, de quien escribi su obra Vida de Constantino. El pensamiento y modo de ver las cosas Eusebio, aun sin percatarse de ello, disentan muchas veces de la sana teologa cristiana. Por ejemplo, fue uno de los que no se percat de lo peligroso que era que la Iglesia perseguida pasara a ser la Iglesia de los poderosos, los que segn las palabras del Seor en el evangelio tienen mucha dificultad para salvarse, la Iglesia que prefiri morar en la tierra antes que ser peregrina, y a ver la riqueza y el boato como una bendicin de Dios. Tambin escribi una obra til para los estudios bblicos, su Onomasticn, enumerando e identificando los principales lugares geogrficos de Palestina.

Atanasio de Alejandra (300-373). Uno de los cuatro grandes de los llamados padres de la Iglesia, de orientacin griega. Naci probablemente en alguna pequea aldea a orillas del Nilo y muri en Alejandra; perteneciente a una familia de clase humilde, tal vez de la raza copta. Este gigante de la Iglesia era de tez oscura y muy corto de estatura, a tal punto que sus enemigos a veces se burlaban de l llamndolo enano. Desde su niez demostr profundo inters por la iglesia, y lleg a disfrutar de la favorable atencin de Alejandro, el obispo de su ciudad natal, en donde muy joven lleg a ser dicono. El centro de su fe lo constitua la presencia de Dios en la historia, y por eso se constituy en el ms temible opositor del arrianismo, antes y despus del Concilio de Nicea, teniendo en cuenta que para Atanasio la controversia arriana iba ms all de ser simples sutilezas filosficas; tena la luz suficiente para saber que esa hereja socavaba el centro mismo de la fe cristiana. Despus del Concilio de Nicea, muri Alejandro y Atanasio fue elegido obispo de Alejandra, y ese haba sido el deseo de su antecesor. Pero Eusebio de Nicomedia y dems dirigentes arrianos, persuadieron al emperador en contra de Atanasio acusndolo de irregularidades eclesisticas y hasta de homicidio, por lo cual Atanasio sufri una vida de luchas y de repetidos exilios. Sus ltimos siete aos los pas sosegadamente en Alejandra, donde mur en 373. A la postre sus ideas triunfaron por toda la Iglesia, quedando consignadas en el Credo de Atanasio, aunque ste no hubiera sido escrito por l. Entre las obras escritas por este eminente varn de Dios relacionamos:

* La Vida de San Antonio. Atanasio acostumbraba visitar a los monjes del desierto, y en especial a Pablo el ermitao y a Antonio, de quienes aprendi una gran austeridad y rgida disciplina.

* Contra los gentiles. Lo mismo que la siguiente, escrita antes de la controversia arriana.

* Acerca de la encarnacin del Verbo. Escrita bajo la profunda conviccin de la centralidad de la encarnacin de Cristo en la fe de la Iglesia y aun de la historia humana, y sin la influencia de las especulaciones filosficas de Clemente de Alejandra o de Orgenes.

Los Capadocios. Este ttulo se les ha dado a tres grandes telogos cristianos del siglo IV, que pertenecan a las iglesias de la provincia de Capadocia, al norte de Cicilia, en Asia Menor, los cuales tuvieron una influencia decisiva por haber profundizado en el asunto de la Trinidad y haber contribuido grandemente a la derrota del arrianismo. Son ellos Basilio Magno o de Cesarea, su hermano Gregorio de Nisa, famoso por sus obras acerca de la contemplacin mstica, y Gregorio de Nacianzo o Nacianceno, insigne orador, poeta y compositor de himnos. Los tres tuvieron fuerte influencia del pensamiento de Orgenes.

Basilio el Grande (329-379). Miembro de una familia profundamente religiosa de Cesarea. Recibi educacin universitaria en Cesarea, Constantinopla, Antioqua y Atenas, ciudad esta donde se hizo amigo de Gregorio, conocido ms tarde como Gregorio Nacianceno. Una vez de regreso en su tierra natal estuvo al frente de la ctedra de retrica de la Universidad de Cesarea, pero debi ser reconvenido por su propia hermana Macrina, debido a que estaba muy envanecido, que no citara tanto los autores paganos, sino que buscara vivir de acuerdo con las enseanzas de los autores cristianos. La influencia de su piadosa hermana y la muerte de Naucracio, otro hermano que haba venido viviendo una vida de contemplacin, lo llev a renunciar a su ctedra y dems honores y pompas del mundo, para dedicarse a aprender con su hermana los secretos de la vida monacal. En 357 fue bautizado y ordenado lector en la iglesia. Viaj por Egipto, Palestina y el Ponto a fin de aprender de los monjes la vida contemplativa, y a su regreso fund con Gregorio de Nacianzo una comunidad de monjes en Ibora, no lejos de su hogar, escribi reglas y principios para la comunidad, que fueron base para las de otras comunidades. En 364, a peticin de Eusebio de Cesarea fue ordenado presbtero, y se dedic a escribir libros. Despus de la muerte de Eusebio, en 370, Basilio fue nombrado obispo de Cesarea. En ese tiempo Valente, un arriano, lleg a ocupar el trono imperial, y fue a visitar a Cesarea, tal vez con el propsito de fortalecer el bando arriano y debilitar el niceno, y Basilio se enfrent al emperador sin dejarse doblegar con promesas ni amenazas. Con Gregorio Nacianceno y Gregorio de Nisa, Basilio contribuy poderosamente acerca de la doctrina de la Trinidad y a terminar la disputa relacionada con la terminologa sobre el Espritu Santo. Muri a los cincuenta aos, poco antes de que el Concilio de Constantinopla, en el ao 381, confirmara la doctrina nicena.

Gregorio de Nisa (330-395). Hermano menor de Basilio y al contrario de su hermano, era de un temperamento apacible y tranquilo. Prefera la vida apartada y retirada del mundanal ruido. Su educacin, aunque buena, no fue tan esmerada como la de su hermano. Contrajo matrimonio con la hermosa joven Teosebia, con quien fue feliz. Parece que ms tarde enviud y entr en un monasterio fundado por su hermano, y en el ao 371, debido a ciertas medidas tomadas por el emperador Valente para limitar el poder de Basilio, al dividir la provincia de Capadocia, ste nombr nuevos obispos para varias pequeas poblaciones, y una de ellas fue Nisa, a donde llam a su hermano Gregorio para que ocupara el obispado. Fue gran defensor de la fe nicena sobre la Trinidad. Sus escritos comprenden obras msticas, apologticas, sobre la controversia trinitaria. Escribi un tratado Acerca de la virginidad. Su principal obra apologtica fue el Termo-catequeticus, el cual se trata de un manual teolgico cuyos temas principales son la cristologa y la escatologa. Tuvo cierta influencia origenista, pues sostuvo la concepcin antibblica de Orgenes sobre el infierno en el sentido de que es una especie de purgatorio, y que al final de los tiempos todos los seres, tanto hombres como demonios sern salvados, incluido Satans mismo. Recurdese que este orden de ideas ha sido divulgado por ciertos escritores del talante del italiano Papini. Es posible que Gregorio haya aceptado esta idea al haber interpretado errneamente las palabras de Pablo que Cristo ser el todo en todos. Al final de sus das volvi a retirarse de toda atencin del mundo, a tal punto que se ignora el lugar de su muerte.

Gregorio de Nacianzo o Nacianceno (330-389). Uno de los tres grandes Capadocios; compaero de estudios y amigo de Basilio. Hijo de Gregorio, obispo de Nacianzo, y Nona. Inici sus estudios en Cesarea, y por el ao 350 estudi en la Universidad de Atenas, donde permaneci unos catorce aos. Al igual que Basilio, Gregorio tambin se ocup en ensear retrica, antes de dedicarse a llevar una vida monacal en compaa de Basilio. Fue un hbil orador, y eso le trajo como consecuencia haber sido ordenado presbtero a la fuerza, antes de que Basilio lo nombrara obispo en la pequea aldea de Sasima, en el tiempo cuando el emperador Valente adelant acciones contra Basilio. En tiempos del emperador Teodosio, de origen espaol, Gregorio lleg a ser, en contra de su voluntad, patriarca de Constantinopla, cargo al cual renunci para regresar a su tierra natal a las tareas pastorales y componer himnos. Muri en su retiro de Ariazo, a la de edad de 60 aos. Estando de Patriarca lleg a presidir el Concilio de Constantinopla en 381. Entre sus obras ms destacadas como escritor se cuentan cinco discursos teolgicos contra los arrianos que se conocen como "Cinco discursos teolgicos acerca de la Trinidad", que an son considerados claves en la exposicin de la doctrina trinitaria. El libro Philocalia, que es una seleccin de las obras de Orgenes, compiladas juntamente con Basilio, y han sido conservadas tambin unas 242 cartas y poemas.

Ambrosio de Miln (340-397). Natural de Trveris, hijo de un prefecto del pretorio de las Galias, educado en un trasfondo estoico, de acuerdo con las normas de aquellos tiempos, lleg a ser un oficial civil y prefecto del Norte de Italia. Para sorpresa suya, el pueblo insisti a que fuese obispo de Miln, en la poca en que a la sazn era gobernador de la ciudad, cuando an ni siquiera haba sido bautizado, siendo tan slo un catecmeno. Haba muerto Auxencio, el obispo impuesto por los arrianos, y la eleccin de uno nuevo amenazaba por convertirse en un tumulto, cuando apareci l a apaciguar los nimos. Fueron dramticos sus esfuerzos para persuadir a la multitud de que l era indigno de ese cargo, y se vio precisado a emprender un curso de lectura teolgica a fin de llenar la vacante que no necesariamente buscaba. Despus de ser bautizado, en apenas una semana lleg a ser sucesivamente lector, aclito, subdicono, dicono, presbtero y obispo; eso ocurri el primero de diciembre del ao 373. Llegando a ser uno de los ms famosos obispos, predicadores y administradores. En el ao 394, a raz de la sangrienta represalia del emperador Teodosio contra Tesalnica, en la cual mand matar unas siete mil personas reunidas en el circo, celebrando precisamente el perdn imperial, valientemente Ambrosio reprendi al emperador por su crueldad contra los vencidos, imponindole una penitencia; pero despus fue tratado con mucha estimacin por Teodosio. Fue celoso de la autonoma de la Iglesia en asuntos espirituales, pero estaba de acuerdo en que la Iglesia tena predominio sobre el poder civil. Sola decir que "el emperador est en la Iglesia, pero no por encima de ella".

Segn las controversias de esa poca y contrastando con Juan Crisstomo, el cual sostena que el hombre valindose de su propio albedro puede volverse a Dios, y que al hacerlo, Dios apoya la voluntad del hombre, Ambrosio en cambio iba un poco ms lejos, pues crea que la gracia de Dios era la encargada de iniciar la obra de salvacin, y que cuando el hombre es objeto de la gracia de Dios, el hombre coopera por su propia voluntad. Fue autor de muchos libros e himnos cristianos litrgicos. Es de suma importancia su influencia en la conversin del joven intelectual Agustn, quien en el curso de una peregrinacin escuchaba los sermones de Ambrosio, con quien asimismo se hizo bautizar, el que llegara a ser el famoso obispo de Hipona y el ms brillante de los "gigantes" de su poca. Muri Ambrosio el 4 de abril del ao 397.

Jernimo Sofronio, Eusebio (340-420). Nacido en Astridn, cerca de Aquileya (noroeste de Italia), de padres cristianos. De los llamados padres latinos se considera que fue el ms erudito. Estudi en Roma literatura (griego y latn), retrica y oratoria, pero prefiri la vida monstica, rayana en el ascetismo, viviendo, entre otros lugares, por muchos aos en un monasterio que estableci en Beln, sin embargo, no fue un hombre humilde, pues se distingui por ser intolerante con sus crticos. Por mucho que se esforzaba, el temperamento de Jernimo no estaba formado para la vida del ermitao. De joven, con Rufino de Aquilea los domingos sola traducir las inscripciones cristianas en las catacumbas. Viaj a las Galias relacionndose con los monjes de Trveris; de vuelta permaneci un tiempo con un grupo de ascetas y aprendi hebreo, perfeccion el griego, para luego irse hasta Antioqua, donde fue ordenado presbtero, y Constantinopla en la poca del concilio ecumnico del ao 381, y en donde al parecer estudi con Gregorio Nacianceno y Gregorio de Nisa.

De vuelta a Roma lleg a ser secretario del obispo Dmaso, quien le sugiri la traduccin de la Biblia, tarea que ms tarde emprendi en Beln. Su obra ms conocida es la Vulgata, versin de la Biblia de los originales hebreo y griego (sin usar la Septuaginta) al latn popular, que es an la Biblia oficial del sistema catlico romano. Para desarrollar este trabajo us la hexapla de Orgenes, y se neg a incluir los libros apcrifos en el canon, y los tradujo poniendo una nota declarando que no los haba encontrado entre los libros sagrados hebreos, aclarando que su traduccin se deba slo para que sirviera como lectura edificante y de informacin histrica. La versin de la Vulgata no es fiel en numerosos pasajes debido a que Jernimo ignoraba muchos de los cdices y manuscritos que fueron descubiertos posteriormente, y tradujo en algunas partes cambiando totalmente el original.

Tom parte en controversias teolgicas relacionadas con Vigilancio, Orgenes, Pelagio, Goviniano, su antiguo amigo Rufino y hasta con Agustn de Hipona. Adems de la Vulgata, Jernimo escribi muchas cartas, escritos histricos, obras polmicas y comentarios bblicos, as como escritos hagiogrficos, como la Vida de San Pablo el Ermitao. Tambin escribi Viris Ilustris (Varones Ilustres). Se debe tener en cuenta que la hagiografa es el estilo de biografa que suele representar a la persona como un hroe de la fe. Muri en Beln, all donde haba pasado los ltimos treinta y cuatro aos de su vida.

Juan Crisstomo (345-407), llamado por su gran elocuencia la boca de oro. Naci en Antioqua de padres fervorosamente cristianos. Su hbil oratoria tal vez se deba a que en un principio se preparaba para la carrera de abogado, pues adelant estudios de filosofa y retrica con el clebre profesor pagano Libanius y tambin con Diodoro de Tarsus. Fue bautizado alrededor de los veinticinco aos, llegando a ser fraile, pues antes que obispo fue un monje. Ms tarde, al ser ordenado, se destac como un gran predicador ardiente y elocuente, a tal punto que por ruego del mismo emperador fue hecho obispo de Constantinopla en 398. En la oratoria era un gigante por encima de los gigantes. Desde all envi misioneros a tierras de los brbaros, pero fue desterrado por haber combatido, desde el plpito de la baslica de Santa Sofa, el vicio entre el clero y el laicado rico, por su celo transformador, fidelidad e independencia, que causaron choques con la emperatriz Eudoxia, esposa del emperador Arcadio.

Se destac tambin por sostener que el medio ms eficaz de influir en la conversin de los dems era dndoles ejemplo de una autntica vida cristiana. En la oratoria expresaba oralmente su propia vida, siendo el plpito ms bien un lugar donde batallaba contra los poderes del mal. "No habra ms paganos, si fusemos nosotros verdaderos cristianos", acostumbraba decir.

De l se cuenta que emprendi la destruccin de los templos paganos en Alejandra a finales del siglo cuarto, pues se cuenta que sus clebres homilas de las "estatuas" fueron causa de grandes acciones iconoclastas. En esa ciudad tambin convirti al Serapeo (gran santuario de Serapis) en templo cristiano. Influido por las ideas pelagianas, Juan Crisstomo insista en que los hombres pueden escoger lo bueno, y al hacerlo, la gracia de Dios viene en su ayuda a fin de fortalecerlos para hacer la voluntad de Dios. Muri en el exilio en 407 el hombre que hablaba palabras de oro, porque hablaba lo que era de Dios.

Agustn de Hipona. Naci en Tagaste, pequea ciudad romana de Numidia (hoy Argelia), frica del Norte (354-430), de madre cristiana (Mnica) y padre pagano. Entre los datos biogrficos queremos resaltar que siendo joven, Agustn recibi instruccin cristiana bajo la influencia de su devota madre, sin que llegara a hacerlo bautizar, posponindolo por la mencionada creencia entre sus contemporneos de que el bautismo lavaba los pecados cometidos antes de ser administrado. Por la lectura del Hortensius, de Cicern, el famoso orador de la era clsica romana, Agustn fue atrado por la filosofa y el pensamiento helenstico en general, especialmente por el neoplatonismo y la influencia de lo epicreo, escptico y eclctico, pero en la filosofa no encontr la respuesta a los grandes problemas de la existencia y a los interrogantes de la vida.

Fiel a sus ideas lgicas y racionalistas se decidi entonces por el maniquesmo, movimiento que le planteaba una explicacin de la dicotoma del mal y del bien, del que tambin se separ, pues tampoco le satisficieron sus inquietudes intelectuales. Se ejerci de maestro de retrica en Cartago, Roma y eventualmente en Miln, en donde conoci y fue influido por Ambrosio, obispo de la ciudad.

Al principio se interes en escuchar a Ambrosio slo por motivos didcticos, pero poco a poco adems del estilo y la retrica, Agustn se fue interesando por el contenido de los sermones. Fue encontrando las respuestas que no haba visto en la filosofa helenstica ni en el maniquesmo, y determin estudiar de nuevo la Biblia. Pero Agustn continuaba con la misma impotencia para controlar sus impulsos de la carne, que lo haban caracterizado desde su adolescencia, poca en que, antes de que cumpliera los dieciocho aos, en Cartago una concubina le dio un hijo, a quien llam Adeodato, que significa, "dado por Dios". Un da Agustn se alej del corrillo de sus jvenes amigos a un rincn de un apacible jardn, otros dicen que lo cierto era que estaba esperando una mujer casada, y hallndose en una lucha de conciencia, le pareci escuchar una dulce voz que le deca: "Toma, lee", viendo frente a s un ejemplar de la epstola de Pablo a los Romanos, posando sus ojos en las palabras "Andemos como de da, honestamente; no en glotoneras y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestos del Seor Jesucristo, y no proveis para los deseos de la carne" (Ro. 13:13-14).

Todo esto fue precipitando su conversin, y el da 25 de abril de 387, l y Adeodato fueron bautizados por Ambrosio. Una vez superados los conflictos de la carne, Agustn manifestaba que le persista el problema del orgullo, pero regresando al frica se aplic en el estudio de la Biblia y lleg a ser un escritor prolijo, dejando una obra literaria de casi cien libros. Fue obispo en Hipona desde el ao 395 hasta su muerte en 430. Hay consenso en que despus de Pablo, fue el cristiano de mayor, ms profunda y prolongada influencia sobre el cristianismo de Europa occidental, en especial por haber sido un ubrrimo escritor que enriqueci a la Iglesia, particularmente en occidente, con ese gran depsito que haba recibido de los aportes de las escuelas de Alejandra, Antioqua, y otras, aunque padeci de algunos errores, fruto de su formacin helenstica.

Agustn sostena que en el principio los ngeles y hombres fueron creados racionales y libres y que antes de la cada no exista mal en ninguna parte de la creacin, rebelndose de paso contra el principio malo de los maniqueos. Sostena Agustn que la capacidad para la libre eleccin racional es simultneamente un don de Dios destinado para el bien del hombre, como tambin su mayor peligro, y lo tena como la cualidad ms elevada del hombre. Por su trasfondo neoplatnico, sostena que las criaturas dotadas de libre albedro racional (ngeles y hombres) pueden existir sin ser malvados, aunque slo ellos pueden ser malvados; y que Adn, empleando esa capacidad de libre eleccin racional, cay en el pecado y el mal pas a toda la raza humana.

Enseaba asimismo que la raz del pecado humano es el orgullo, el amor propio, el deseo de la criatura de colocarse en el centro, desplazando al Creador, el querer hacer su propia voluntad en vez de la de Dios. Y crea, adems, que despus de la cada el hombre es totalmente incapaz de levantarse de su degradacin por su propio esfuerzo. El hombre se concentra tanto en s mismo, que es incapaz de elegir a Dios, y que slo podemos ser rescatados mediante un segundo nacimiento, mediante un nuevo acto de Dios. Ahora, bajo el cautiverio del pecado y de la muerte, la libertad slo puede venir por la gracia de Dios, la cual estaba en Cristo, plenamente Dios y plenamente hombre; el segundo Adn, con el cual Dios empez de nuevo, pero equiparaba los sacramentos con la Palabra, como medios para alcanzar la gracia, aunque afirma que la mera participacin en los sacramentos no nos hace miembros de la verdadera iglesia. Pero se inclin por el bautismo de los nios, diciendo que si en Adn todos hemos pecado, los nios nacen merecedores del infierno y perecen si no son bautizados. Tomaba Agustn el acto sexual como transmisor del pecado original, por cuanto conlleva concupiscencia, que para l era la esencia del pecado original.

Fue tan profunda la influencia ejercida por Agustn en la Iglesia, que se puede decir que dur alrededor de mil aos, tiempo en el que era de obligada consulta por todos los estudiosos de teologa. Escribi sobre teologa cristiana abarcando diversos temas como la hermenutica, la exgesis, historia, filosofa, etctera, y sus escritos fueron citados constantemente por los reformadores para defender la doctrina de la gracia y la seguridad de la salvacin. Agustn, citando a San Pablo, afirmaba la predestinacin, convencido de que todos los hombres al participar del pecado de Adn merecen el juicio, pero Dios por el puro afecto de su voluntad, y para alabanza de la gloria de su gracia, resolvi predestinar a algunos para salvacin, sin tener que ver con mritos humanos; que el nmero de los predestinados es fijo, y todo el que es predestinado se salva. De acuerdo con Agustn, la gracia es efecto de la predestinacin, pero no ser que la predestinacin es producto de la gracia? Calvino, Lutero y otros reformadores suelen citarlo constantemente. Entre los libros ms famosos y ledos de este genio del cristianismo, relacionamos:

* Confesiones, obra autobiogrfica, un conmovedor y profundo registro de las luchas y el peregrinaje del alma humana. En esta obra interpreta su pasado desde la muerte de su madre Mnica, y en donde sin miramientos se acusa a s mismo, y en donde usa una filosofa llena de controversias, sobre todo contra los maniqueos.

* De Civitate Dei (La Ciudad de Dios), obra escrita en el ao 412 y que consta de 22 libros, a manera de una interpretacin filosfica de la historia y de todo el drama humano. Provocado Agustn por el saqueo de Roma por parte de Alarico y sus godos en 410, y siendo que todava exista un fuerte nmero de paganos en el territorio imperial, esta obra era una contestacin en su momento a los que acusaban al cristianismo como responsable de la cada de Roma en manos de los brbaros, y de ser culpables de debilitar la antigua fuerza del Imperio Romano, que Roma haba cado por haber abrazado al cristianismo y haber abandonado los antiguos dioses que la haban engrandecido y llenado de poder. En la trama del libro, Agustn contrasta la historia paralela de dos ciudades, cuya construccin se basa en principios opuestos. La ciudad de Dios, fundada sobre el amor de Dios, y una opuesta, la ciudad terrenal fundada sobre el amor a s mismo, y que entre ambas hay una guerra sin cuartel. En la historia de la humanidad aparecen reinos y naciones fundados sobre el amor a s mismo, y que no son sino expresiones de la ciudad del mundo, hasta que llegue el tiempo en que sucumban, y slo subsista al final la ciudad de Dios. Eso le ocurri a Roma en su oportunidad. En la historia paralela se aprecia el contraste en Abel y Can, Jacob y Esa, Jerusaln y Babilonia, la Iglesia y el Imperio Romano.

Resulta supremamente interesante hacer algunas acotaciones sobre esta obra. Hemos estado analizando en este captulo ese perodo matrimonial de la Iglesia con el Estado, llamado Prgamo. Los griegos consideraban la historia como una serie interminable de ciclos repetitivos, y en contraste, Agustn, con base escrituraria, sostena que la historia tuvo su principio y tendr su fin. Sus contemporneos contemplaban la cada de Roma con profunda congoja, pues vean en el Imperio Romano y su "divino" gobernante como el sostenedor de la unidad social. Por contraste, Agustn miraba esa hecatombe con esperanza, en el convencimiento de que el dominio secular haba de ser reemplazado por un mejor orden de cosas, establecido por Dios. Esta lnea de pensamiento la tomaba Agustn arrancando desde el Gnesis, y vea la ciudad terrenal tipificada por Can y la celestial por Abel, como lo que la Palabra de Dios designa como la lucha entre las dos simientes, la de la mujer, Cristo, y la de la serpiente, Satans. De acuerdo con Agustn, la ciudad terrenal fue construida con base en el egosmo y el orgullo, y la celestial es dominada por el amor de Dios, el cual destierra todo egosmo.

Considera Agustn que la ciudad terrenal no es mala del todo, por cuanto Babilonia y Roma, sus representantes por excelencia, aunque con gobiernos que cuidando sus propios intereses, haban trado paz y orden. En cuanto a la celestial, que en este aspecto se confunde con el reino de Dios, los hombres entran a ella aqu y ahora, pues est representada eventualmente por la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, aunque Agustn la miraba ms bien desde el punto de vista de la organizacin visible de la Iglesia en su tiempo, por cuanto l planteaba que la ciudad terrenal tendra que decaer a medida que creciera la celestial. Seguramente que algunos de estos planteamientos fueron en su oportunidad mal interpretados con consecuencias funestas.

* De la Trinidad

* Contra acadmicos.

* De Beata Vita (De la vida feliz).

* Soliloquia (Soliloquio).

* Inmortalitate anim (De la Inmortalidad del alma).

* De Genesi (Del Gnesis).

* Contra Manichos (Contra los maniqueos).

* De libero arbitrio (Del libre albedro). Obra en la que refuta a los maniqueos y sale en defensa del libre albedro.

* De vera religione (De la verdadera religin).

* Obras anti-pelagianas y las anti-donatistas. Durante la poca de su pastorado, Agustn se enfrent tanto a los donatistas como a los pelagianos.

Conforme la poca histrica que le toc en gracia vivir, Agustn conserv un moderado lugar intermedio entre el bando que se mezcl totalmente con el Estado y su influencia pagana, y el otro extremo de los que optaron por retirarse al desierto y a la vida asctica.

Con Agustn se inicia una nueva orientacin doctrinal, conducente a la subordinacin de la Iglesia al poder temporal. De acuerdo con los propsitos de Dios, el hombre necesita reconciliarse con l a travs de la justificacin por la obra de Jesucristo. Agustn orienta su teologa de tal manera que pasa sin transicin de la idea paulina de justificacin a la jurdica de la justicia, y esto encierra la idea de realizar justicia orientada a la justificacin. Esta orientacin filosfica de las doctrinas paulinas admiti que legtimamente la sociedad organizada tena derecho a exigir la obediencia del cristiano, alegando su origen divino y por estar regida por la providencia. Con base en estos planteamientos, sus epgonos terminaron por absorber el Estado en la Iglesia. Ms tarde se veran los abusos, y saldra a la palestra la teora de las dos espadas, la espada del poder temporal y la del poder espiritual, del papa Gelasio (492-96), afirmando la superioridad pontificia, seguido por el trnsito a las tesis del agustinismo poltico defendido por Gregorio Magno (590-604). La nueva iglesia iba poco a poco construyendo una torre ms alta pero en la confusin terrenal. La iglesia apstata se arrogara definitivamente del derecho a gobernar tanto en la esfera religiosa como en la poltica.

Herejas en Prgamo

Desde sus primeros das, la Iglesia haba sido escenario de controversias teolgicas, como las de los judaizantes, los gnsticos y otras doctrinas semejantes. Ms tarde, en tiempos de Cipriano, obispo de Cartago, la cuestin de la restauracin de los apstatas. Despus de promulgado el Edicto de Tolerancia, se propagaron nuevas ideas que perturbaban las iglesias cristianas, o se desarrollaban las iniciadas en los perodos anteriores. A lo largo de la presente obra hacemos nfasis en la influencia del neoplatonismo sobre la cristalizacin de las doctrinas cristianas, el cual enfatizaba al espritu a expensas de la carne. Ah tenemos, por ejemplo, el monofisismo, doctrina que menospreciaba el elemento humano en Cristo, pero que tuvo ms aceptacin en oriente que en occidente. Los monofisitas decan que Cristo slo tena una sola naturaleza, la divina. Una de las principales herejas desarrolladas en la poca fue el arrianismo; y dice Eusebio de Cesarea, en su Historia Eclesistica, que al emperador Constantino le interesaba un cristianismo unido, pues cualquier cisma amenazara la unidad del Imperio, e impuls la convocatoria a un Concilio en Nicea (325) para solucionar el problema del arrianismo, y aplastar las inherentes diferencias de opinin, y en consecuencia fue aprobado el llamado Credo de Nicea, que constituye una confesin de fe cristolgica. De acuerdo con el espritu de la poca, quienes no aceptaron las decisiones del Concilio, fueron desterrados, porque a diferencia de los perodos anteriores, en los cuales se descubra la verdad mediante el debate teolgico y la autoridad de la Palabra de Dios, ya en tiempos de la Iglesia comprometida con el Estado, era la autoridad imperial y la intriga poltica la que defina, en ltima instancia, esta clase de controversias.

Donato y el donatismo. Como se haba dado en el siglo III con Novaciano con motivo de ciertas prcticas morales vistas como relajadas en la Iglesia y por el tratamiento benigno dado a los que haban negado la fe en tiempos de persecuciones, a comienzos del IV surge una reaccin cismtica despus de la persecucin empezada con Diocleciano, y que toma su nombre de Donato de Casa Negra, nativo en Numidia (norte de frica) y pastor en Cartago en 305, pero que estuvo encarcelado por seis aos durante esa persecucin. Se registran otras causas de origen poltico, social y econmico en la regin de frica proconsular y Numidia para que se diera el cisma donatista, pero para nuestro propsito en el presente trabajo slo citaremos lo siguiente. En Cartago simultneamente fueron consagrados dos obispos, pero los seguidores de Donato no reconocan a Ceciliano por haber sido consagrado por tres obispos indignos, pues haban llegado a entregar las Escrituras a las autoridades imperiales para su destruccin en tiempos de persecucin. El obispado de Donato fue considerado ilegtimo por usurpador por Constantino y por los obispos de las ciudades importantes, entre ellos el de Roma.

Por otra parte, entre los que no estuvieron de acuerdo con el giro dado por la Iglesia a raz de la poltica del Imperio de manipularla, unos optaron por irse de ermitaos al desierto, pero otros como los donatistas, insistan en la pureza de la Iglesia, proclamando su separacin del Estado. Al no darse esa separacin, se protocoliz el cisma, y lleg el momento en que llegaron los donatistas a tener unos 276 obispos. Hay que tener en cuenta que los primeros donatistas no se oponan necesariamente al Imperio en cuanto imperio, sino en cuanto "mundo", y no vinieron a desaparecer del todo sino hasta el siglo VII, por el avance del islamismo en el norte de frica.

Agustn de Hipona tuvo serios enfrentamientos con los donatistas, pues stos enfatizaban mucho la santidad y la necesidad de que el sacerdote fuera una persona santa, insistiendo que un sacerdote indigno no puede celebrar el sacramento, pues no puede dar lo que no tiene. Frente a eso, Agustn sostiene que la eficacia del sacramento no depende de la condicin moral de quien lo administra, sino del don de Dios. El ministro no da lo suyo, sino lo de Dios. Claro que el ministro de Cristo debe reflejar a Cristo.

Arrio y el arrianismo. Arrio, un presbtero de la iglesia de Alejandra, y que anteriormente haba venido de las desarrolladas iglesias del Norte de frica, alrededor del ao 318, fue el iniciador de la hereja que lleva su nombre al sostener que Cristo, aunque superior a la naturaleza humana, haba sido creado, negando, pues, su eternidad y su igualdad y consustancialidad con el Padre y el Espritu Santo, tal como lo haban enseado los apstoles, y en particular Juan. Esta controversia se extendi por todas las iglesias. Al comienzo Arrio goz del respaldo de parte de influyentes telogos y dirigentes de la Iglesia, pero algunos, despus de profundos estudios, y de que el Concilio de Nicea, en Bitinia, en 325, aprobara la doctrina recta de conformidad con el Nuevo Testamento, se decidieron por la ortodoxia; entre ellos se dice que se cuenta a Eusebio de Cesarea, historiador eclesistico, en cuyos escritos dej consignada parte de estos datos. Otros fueron Osio, el obispo de Crdoba y Eusebio de Nicomedia, antiguo compaero de Arrio.

Las races del arrianismo se remontan a la poca en que maestros de la talla de Justino Mrtir, Clemente de Alejandra, Orgenes y Tertuliano apelaban a menudo a los postulados de la filosofa griega para explicar la existencia de Dios, y mostrar la compatibilidad de la fe y la filosofa, y de paso despersonificando a Dios, pues un Dios inmutable, impasible y esttico -segn la filosofa griega- no poda ser personal; originando as conflictos en cuanto al enfoque de la doctrina del Logos o Verbo de Dios, que ya apareca personificado, pues s poda hablar. De ah que el punto crucial de controversia con el arrianismo era, el Verbo es coeterno con el Padre o no? Entonces estaba en juego la divinidad del Verbo. Arrio sostena que el Verbo, an antes de la creacin, haba sido creado por Dios, contrario a las Escrituras que afirman que el Verbo es coeterno y de la misma sustancia divina del Padre, siendo uno con el Padre y el Espritu Santo, pues el Verbo es Jesucristo, y Jesucristo es Dios. El arrianismo se encaminaba a oponerse al concepto de un Dios Trino. Arrio haba sido desautorizado inicialmente por un snodo de cien obispos convocados por Alejandro, obispo de Alejandra, su primer oponente; y debido a su persistencia y ante un problema de profundas races y serias controversias, intervino el emperador Constantino y el concilio de unos 318 obispos reunidos en Nicea, siendo as condenado el arrianismo y Arrio fue desterrado por el emperador. Ms tarde fue perdonado gracias a Eusebio de Nicomedia, y muri cuando se dispona a entrar en Constantinopla. De sus escritos no queda sino dos cartas dirigidas a Eusebio de Nicomedia y a Alejandro de Alejandra, como tambin fragmentos de su popular obra Talia.

El principal opositor del arrianismo fue Atanasio de Alejandra, quien con su elocuencia y conocimiento teolgico afirmaba y defenda la unidad del Padre con el Hijo, la deidad de Cristo y su existencia eterna, engendrado y no creado, y de la misma naturaleza -sustancia- del Padre. En tiempos del Concilio de Nicea Atanasio era slo un dicono, y tena voz pero no voto; y a pesar de ese inconveniente logr que el Concilio, mediante la promulgacin del credo niceno condenase las enseanzas de Arrio. Pero Arrio gozaba de mucho poder e influencia poltica entre las clases ms elevadas, quienes lo respaldaban, incluso Constancio, el hijo y sucesor de Constantino. Los arrianos convocaban snodos, se fortalecan y volvan los ortodoxos a condenar el arrianismo, de tal modo que cinco veces fue Atanasio enviado al destierro. Alguna vez un amigo le dijo: Atanasio, tienes a todo el mundo en contra tuya; l le contest: "Athanasius contra mundum" (Pues, Atanasio contra el mundo). El emperador Teodosio public un edicto en el ao 380 en favor de la fe ortodoxa y persigui a los arrianos, decayendo as esta hereja en el Imperio. En los tiempos modernos el arrianismo ha hecho aparicin en los llamados "Testigos de Jehov".

Apolinar y el apolinarismo. Apolinar (310-390), obispo de Laodicea, foment la controversia sobre la naturaleza de Cristo, afirmando que Cristo no poda tener dos naturalezas -la divina y la humana- completas y contrarias, pues la divina era eterna, invariable y perfecta, y por el contrario, la humana era temporal, finita, imperfecta y corruptible. Afirmaba que el hombre est formado de alma, cuerpo y razn; sostena que si Cristo hubiera tenido las dos naturalezas, hubiera tenido en s dos seres y que con la parte humana hubiera podido pecar. Curiosamente, para l Jess tena cuerpo y alma humanos, pero se diferenciaba del resto de los seres humanos en que el Logos divino sustituy al intelecto humano, resolviendo de esa manera la relacin entre lo divino y lo humano en Jess.

Apolinar estaba convencido de haber resuelto uno de los misterios o enigmas ms irresolubles, y de haber permanecido fiel a la ortodoxia nicena. Apolinar perteneca a la escuela de Alejandra, la cual haba recibido ms la influencia neoplatnica, a diferencia de la escuela de Antioqua, que se inclinaba ms al estudio de la historicidad de la vida de Cristo, y era afectada por el pensamiento aristotlico. El apolinarismo fue condenado en el Concilio de Constantinopla (381), y uno de los principales argumentos contra Apolinar fue que Cristo no hubiera podido redimir a aquello que El mismo no poseyera, como la mente humana, cabe decir, si no hubiese sido, adems de Dios, verdadero hombre. Los capadocios se presentaron en oposicin a Apolinar. Gregorio Nacianceno sostuvo que para que Cristo pudiera salvar el todo del hombre, era necesario que tuviera todos los elementos de la naturaleza humana.

Pelagio y el pelagianismo. Pelagio, monje oriundo de Britania llegado a Roma en el ao 410, sostena que el hombre no hereda sus tendencias pecaminosas de Adn, negando que la depravacin fuese innata en el hombre, sino que cada uno escoge ya sea el pecado o la justicia, aadiendo que cada voluntad humana es libre para escoger entre la virtud y el vicio y que Dios le dio al hombre la capacidad de obedecer sus mandamientos; afirmando asimismo que el corazn humano no se inclina ni al bien ni al mal, y cada cual es responsable de sus decisiones, y lleg hasta el extremo de afirmar que algunos antes de Cristo haban sido exentos de pecado, por usar su libre albedro.

Pelagio era un laico de cierta erudicin, vida austera y no exenta de ascetismo, y aparentemente escandalizado por la moral disoluta del medio social romano, los trataba de persuadir, dicindoles que si ellos realmente quisiesen, podran guardar los mandamientos de Dios. Entre los que gan estaba el joven abogado Celestio, quien fue ms lejos que su maestro en la expresin de sus desatinos.

De acuerdo con la doctrina pelagiana, la cada de Adn no afect al gnero humano. Entonces el efecto ponzooso de Pelagio va dirigido a desprestigiar la obra de Jesucristo, al afirmar que la finalidad de la encarnacin del Seor Jesucristo no fue sino ayudar a los hombres con su ejemplo y enseanzas a ser buenos y a salvarse, descartando la redencin por medio de Su sacrificio cruento. Asimismo Pelagio propag la idea de que es necesario bautizarse para la salvacin, aadiendo otra hereja antibblica como las dems, de que los nios que mueren sin bautizarse no gozan del mismo grado de gloria que aqullos que han sido bautizados, desconociendo el propsito mismo y el significado del bautismo, y la verdad bblica de que el reino de los cielos es de los nios, pero por contraste los pelagianos negaban "el pecado original". Esta serie de herejas del pelagianismo fueron tomando fuerza en la cristiandad, tanto en el sistema catlico romano como fuera de l, como en las escuelas de teologa modernista.

Hay que tener en cuenta que en el ao 416, varios snodos reunidos en Cartago, Mileve (Numidia) y Roma tomaron accin contra esta hereja, pero Zsimo, obispo de Roma (se encuentra en la lista de los llamados papas) tom partido a favor de Pelagio y Celestio, y tom la determinacin de condenarlos slo cuando el emperador Honorio los hubo desterrado (418). El gran oponente de esta corriente doctrinal de Pelagio y su asociado Celestio, fue Agustn de Hipona, el hombre que influy ms en el cristianismo despus del apstol Pablo, quien sostuvo el punto de vista bblico de que Adn representaba a toda la raza humana, en cuyo pecado se vio involucrada toda la humanidad, y en consecuencia todo el gnero humano es considerado culpable. Agustn comparta asimismo la aseveracin bblica de que el hombre por su propia eleccin no puede elegir la salvacin, sino que sta depende de la voluntad de Dios, quien nos ha escogido desde antes de la fundacin del mundo para ser salvos. En 418, el Concilio de Cartago conden las ideas pelagianas. La ortodoxia teolgica de Agustn vino a ser normativa en la Iglesia, y no fue sino hasta alrededor del ao 1600, en que con Arminio en Holanda, y ms tarde con Juan Wesley, surgi otra escuela de pensamiento en relacin con la salvacin, alejada de la doctrina agustiniana.

Tngase en cuenta que despus de la muerte de Agustn, la teologa se enrumb por una lnea considerada como semi-pelagianismo, que tuvo como resultado que en el medioevo se siguiera manteniendo el nfasis en la gracia de Dios, pero mezclada con el libre albedro y la necesidad del hombre de cooperar con la gracia, y eso se debi en parte al punto de vista agustino acerca de la libertad de la voluntad humana y su implcita responsabilidad ante la salvacin, lo cual llev a ciertos malentendidos respecto de la predestinacin.

Nestorio y el nestorianismo (muri en 451). Hijo de padres persas. Presbtero y fraile de Antioqua, que en 428 fue llamado desde su monasterio por el emperador de Oriente Teodosio II a ser obispo de Constantinopla. Atac los residuos de los arrianos y en las disputas alrededor de la cristologa y en particular de la encarnacin, criado en el medio teolgico de Antioqua, se opuso a que la virgen Mara fuese llamada madre de Dios (Theotokos), prefiriendo el de madre de Cristo (Christotokos), diciendo que Mara haba sido slo madre del cuerpo de Jess. Se le opuso Cirilo, obispo de Alejandra, acusndolo de rebajar el concepto de la divinidad del Seor. La controversia se manej al principio por medio de cartas, luego llevado el caso ante el obispo de Roma, fue condenado en snodos en Roma y Alejandra en 430, y por ltimo en el Concilio de Efeso en 431, y desterrado por orden del emperador a su convento de Antioqua y ms tarde al gran Oasis del desierto de Egipto, donde muri, derrotado, languidecido, despus de sufrir a menudo gran angustia fsica y mental. Esta controversia cristolgica fue definida en el concilio de Calcedonia.

Nestorio se opuso a la idea de que el Logos divino pudiera ser envuelto en sufrimiento y debilidad humana, pues el error cristolgico del nestorianismo consista en que ellos sostenan que Jess no haba sido sino slo un hombre, que lo divino y lo humano en Cristo realmente formaban en l dos seres o personas distintas; enseando que quien fue concebido y naci de Mara fue slo un hombre, al cual se uni voluntariamente otro ser, el Logos de Dios, de tal manera que Nestorio enseaba que Cristo, el Logos era una persona, la divina, y Jess otra persona, la humana, contrariamente a la opinin de la mayora, que sostenan que haba en Cristo dos naturalezas coexistentes, la divina en cuanto Verbo de Dios y la humana por cuanto se hizo carne, asumiendo la naturaleza humana desde el vientre de Mara, en una sola persona (prosopon) y una sustancia (hypostasis).

La Palabra de Dios declara con claridad que Jess es el Cristo, una misma persona. "Quin es el mentiroso, sino el que niega que Jess es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo" (1 Jn. 2:22). Nestorio enseaba que sobre el hombre Jess descendi el Logos; pero la Palabra de Dios afirma que "el Logos se hizo carne", y que fue "hecho semejante a los hombres", como dice Filipenses 2:7. La Biblia no dice que Cristo descendi sobre una carne, sino que se hizo carne El mismo.

El man escondido

"17El que tiene odo, oiga lo que el Espritu dice a las iglesias. Al que venciere, dar a comer del man escondido, y le dar una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe".

Qu le est diciendo el Espritu a las iglesias que quiere que se oiga? l quiere que su Iglesia se arrepienta y se levante de su cada. En esta tierra tiene su trono Satans, el prncipe de este mundo; y el Seor quiere que Su Iglesia, en vez de morar en esta tierra, se aparte del mundo, se desligue de los poderes polticos. Pero como la Iglesia le fue infiel casndose con el mundo, y no quiso dar el paso de volver a las fuentes primigenias, entonces el Seor se dirige a los creyentes individuales a que sean vencedores; que venzan y se opongan a los enredos satnicos, con su enseanza de idolatra y fornicacin; que sean vencedores sobre los que practican la doctrina de Balaam, guiando a los hijos de Dios a la contemporizacin con el mundo y usando los medios eclesisticos para medrar en provecho propio; que venzan sobre los que han roto la igualdad en la Iglesia y han dividido a los hijos de Dios en clrigos y laicos con su enseanza de la jerarqua; que venzan volviendo a Jesucristo, el Hijo de Dios, y lo conozcan y lo amen y le obedezcan y tengan plena comunin en el Cuerpo con el Padre, con el Hijo y con el Espritu Santo.

En la carta a la iglesia en Prgamo estn registradas dos promesas para los vencedores. Una de esas promesas es la del man escondido que les dar el mismo Seor. Qu es el man escondido? El man que los israelitas comieron en el desierto era un pan visible y gratuito que el Seor les daba de lo alto, el cual era un prototipo de Cristo, el verdadero pan que descendi del cielo. Dice Juan 6:49-51: "49Vuestros padres comieron el man en el desierto, y murieron. 50Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de l come, no muera. 51Yo soy el pan vivo que descendi del cielo; si alguno comiere de este pan, vivir para siempre; y el pan que yo dar es mi carne, la cual yo dar por la vida del mundo".

Y en la tipologa del man veterotestamentario, adems del man visible que coma el pueblo en el desierto, hubo un man escondido y que permaneci en una vasija de oro dentro del arca, en el Lugar Santsimo del templo de Jerusaln, a donde slo tenan acceso los de la familia sacerdotal (xodo 16:32-34; Hebreos 9:4). Si en el desierto los israelitas recogan ms de un gomer por persona diario con el fin de guardar, lo que guardaban se podra, le caa gusano y se pona hediendo; en cambio la porcin que haban guardado en una vasija dentro del Arca del Testimonio, esa no se podra, era incorruptible, de manera que ese man escondido es smbolo de Cristo (Cfr. xodo 16:16-36). En la Iglesia todos los creyentes han recibido la salvacin y se alimentan de Cristo, pero slo los vencedores de la degradacin de la iglesia mundana tendrn el privilegio de participar en la comida de esta parte escondida del Seor Jess, no conocida por todos. Unos buscan el mundo, pero los vencedores no se contaminan con las ofertas mundanas y buscan alimentarse de Cristo, la presencia del Seor en el Lugar Santsimo, una profunda intimidad con l.

La otra promesa para los vencedores de la iglesia en Prgamo y para todos los que quieran or y vencer, es una piedrecita blanca con un nombre escrito, que ninguno conoce, sino la persona que lo recibe. Ahora somos vasos de barro usados por Dios, pues de barro fue hecho el hombre en el Edn, pero en la regeneracin hemos recibido la naturaleza divina; de barro hemos sido convertidos en piedras, es decir, en material para la edificacin de Dios; y de piedras podemos ser transformados en diamantes (piedras blancas), con un nombre nuevo porque eso designa que ya somos personas transformadas, nuevas. Si comemos del man escondido, somos transformados en piedras blancas. Tambin se debe tener en cuenta que en los tiempos en que fue escrita esta carta, en las votaciones, a manera de papeleta, solan usar una piedrecita blanca en la cual se escriba el nombre del candidato a elegir. Significar esto que el Seor escoge al vencedor para algo en especial, significando con ello que est satisfecho con el vencedor?

Adems de esto, Apocalipsis 19:12b-13 dice: "12...y tena un nombre escrito que ninguno conoca sino l mismo. 13Estaba vestido de una ropa teida en sangre; y su nombre es: El Verbo de Dios". No es fcil salir victorioso de un medio tan contaminado, en donde la mayora de los creyentes tienen por verdadero y bblico el participar y comer de las cosas sacrificadas a los dolos, el comerciar con las cosas sagradas y predicar por paga humana aun a costa de inducir al pueblo de Dios a pecar. Si te opones a todo eso, te expones a que te rechacen y te excomulguen por hereje. Pero la edificacin es de Dios, y l te convierte en una piedra blanca de ese edificio cuando t disfrutas de Cristo como tu suministro de vida.

Transicin entre Prgamo y Tiatira

Hay quienes defienden la opinin de que aqu tambin Dios convirti este mal en bien, desde el punto de vista de que la autoridad y el poder imperial sirvieron para que por medio de autoritativos concilios ecumnicos se protegiera a la Iglesia contra la desintegracin por las divisiones, por la desobediencia de muchos obispos, por la amenaza de muchas herejas y la aparicin de enseanzas torcidas en cierne; pero muchas fueron las consecuencias de que la Iglesia aceptara morar en la tierra y unirse con el mundo. Se fue mezclando el paganismo con el cristianismo. Todo se fue preparando para la formacin del cesaropapismo. Eusebio de Cesarea describe con alegra y aire triunfalista la construccin de lujosos templos. Pero, cules fueron los resultados? Evolucion la liturgia en esas grandes construcciones, se consolid una aristocracia clerical, a la altura de la imperial y con muchas de sus costumbres y su estructuracin social.

Como en su tiempo vieron en Constantino el cumplimiento de la historia y del plan de Dios, se dej de predicar el advenimiento del Reino de Dios y empez a divulgarse una creencia que ha sobrevivido hasta nuestros das sobre todo en el sistema catlico romano y semejantes, de que lo que le espera al creyente es el de ser transferido en espritu al reino celestial, y en la Iglesia se empez a olvidar la esperanza del retorno del Seor para establecer en esta tierra un Reino de paz y justicia. Ese fue el punto de vista oficial, y quien regresara al verdadero punto de vista neotestamentario era condenado por hereje.

La estructura social y poltica que la Iglesia le imit al Imperio iba encaminada a la exigencia de un jefe visible. El imperio era gobernado por una autocracia con poderes absolutos. Hemos explicado que es la voluntad del Seor que cada iglesia local sea supervisada por un grupo de obispos; ms tarde, ya a comienzos del siglo segundo, emergi la supremaca de ciertos obispos regionales con autoridad por encima de los otros a quienes seguan llamando presbteros. Asimismo se fue introduciendo lo de obispos de cierta categora en determinadas ciudades a quienes llamaron metropolitanos y ms tarde patriarcas, como los de Roma, Jerusaln, Antioqua, Alejandra y Constantinopla, entre los cuales se suscitaban a menudo disputas por los asuntos de la supremaca; hasta que al final se la disputaban los patriarcas de las dos capitales imperiales, Roma y Constantinopla, por las razones expuestas. El obispo de Roma tom el ttulo de padre, pap, y por ltimo papa, del griego papas, y reclamaba para s autoridad apostlica. Siricio fue el primer obispo de Roma que tom para s el ttulo de papa en el siglo cuarto. Pero no fue sino hasta el siglo VII en el que definitivamente este ttulo se convirti en propiedad de los obispos de Roma. Indudablemente que la iglesia de Roma haba ejercido gran influencia como una columna en la enseanza doctrinaria ortodoxa, haba sido poco contaminada con escuelas e ideas herticas, y tena en su haber el estar en la sede del principal centro del gobierno imperial. Es as como el obispo romano o papa, paulatinamente fue siendo considerado como la autoridad suprema de la iglesia en general.

Debido a la vastedad del territorio imperial, a la ambicin poltica de muchos militares, a las guerras intestinas, a los numerosos crmenes polticos, a la descomposicin de las costumbres, al ocio y progreso material y muchos otras causas, el Imperio se fue debilitando, las tribus brbaras fueron haciendo incursiones y tomando posesin de mucha parte de su territorio, de tal modo que en ltimas el Imperio Romano Occidental qued reducido a un pequeo territorio alrededor de la capital. Fue entonces cuando el rey germnico Odoacro y su pequea tribu de los hrulos, tom posesin de la ciudad en el ao 476, destronando a Rmulo Augusto, el nio emperador, apodado Augusto el Pequeo. En 477 Odoacro obtuvo de Zenn, emperador de Oriente, el ttulo de patricio, que equivala al de rey de Italia, desapareciendo as el Imperio Romano occidental, pues el oriental, cuya capital era Constantinopla, permaneci hasta el ao 1453, fecha cercana al descubrimiento de Amrica. Inversamente proporcional al debilitamiento y cada del Imperio Romano, iba aumentando la influencia y poder de la iglesia de Roma y sus papas en todo el territorio europeo, lo que en la prctica se traduce como la continuacin de las mismas estructuras y poderes imperiales, bajo otro ropaje.

El Blog

Calendario

<<   Abril 2007    
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Categoras

Archivos

Sindicacin

http://www.edificandofiladelfia.es.tl

Alojado en
ZoomBlog