3. Prgamo (1a. parte)

Por Arcadio Sierra Daz - 14 de Abril, 2007, 8:56, Categora: General

Captulo III

P R G A M O

SINOPSIS DE PRGAMO

Antecedentes de un matrimonio mltiple

Compromiso matrimonial donde mora Satans- El trono de Satans - El altar de Prgamo - Matrimonio de la Iglesia con el mundo y el Estado - La Iglesia morando en la tierra.

Consolidacin del matrimonio infiel

Constantino el Grande y el Edicto de Tolerancia - La Doctrina de Balaam: La corrupcin del pueblo santo - El camino de Balaam: Amor al premio de la maldad - El error de Balaam: Los falsos profetas que corren tras el lucro.

Frutos del matrimonio

La falsa conversin de Constantino y la perversin de la Iglesia - La doctrina de los nicolatas y la creacin del clero - El cristianismo: religin oficial del Imperio Romano- Las dos capitales del Imperio: Roma y Constantinopla - Reacciones de los santos: el ascetismo de los eremitas.

Exponentes de la patrstica en Prgamo

Eusebio de Cesarea - Atanasio de Alejandra - Basilio el Grande - Gregorio de Niza - Gregorio de Nacianzo - Ambrosio de Miln - Jernimo - Juan Crisstomo - Agustn de Hipona.

Algunas herejas en Prgamo

La reaccin cismtica donatista - Arrio y la negacin de la divinidad de Cristo en el Concilio de Nicea - Apolinar y la negacin de las dos naturalezas en Cristo - Pelagio y la negacin de la depravacin innata en el hombre - Nestorio y su afirmacin de que Jess al nacer slo era la persona humana, al que ms tarde vino el Cristo, el Logos divino.

Los vencedores de Prgamo

Tercera recompensa: El Seor les dar a comer el man escondido y una piedrecita blanca, y en la piedrecita un nombre nuevo, nombre que slo conoce el vencedor que lo recibe.

LA CARTA A PRGAMO

"12Y escribe al ngel de la Iglesia en Prgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto: 13Yo conozco tus obras, y donde moras, donde est el trono de Satans; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los das en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satans. 14Pero tengo una pocas cosas contra ti: que tienes ah a los que retienen la doctrina de Baalam, que enseaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los dolos, y a cometer fornicacin. 15Y tambin tienes a los que retienen la doctrina de los nicolatas, la que yo aborrezco. 16Por tanto, arrepintete; pues si no, vendr a ti pronto, y pelear contra ellos con la espada de mi boca. 17El que tiene odo, oiga lo que el Espritu dice a las iglesias. Al que venciere, dar a comer del man escondido, y le dar una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe" (Apo. 2:12-17).

El trono de Satans

La antigua, rica y pintoresca ciudad griega de Prgamo estaba ubicada en la Misia, a 12 kilmetros al norte de Esmirna y al noroeste de Asia Menor. Desde el siglo tercero antes de Cristo fue una de las ciudades ms importantes del mundo helenstico, provista de artsticos monumentos, con una famosa biblioteca, y bajo el reinado de Eumenes II, all se fabric por primera vez el pergamino, que tom el nombre de la ciudad, para sustituir al papiro como medio de escritura. Prgamo se destac por ser un gran centro de idolatra, ciudad de templos y altares dedicados a muchos dioses, a los cuales les ofrecan cultos paganos mientras practicaban toda clase de desenfrenos.

No obstante a lo anterior, sus habitantes eran tolerantes hacia otros cultos, y debido a eso, en Prgamo no hubo persecucin hacia los cristianos como en Esmirna. De la poca grecorromana se conservan de sus ruinas la Acrpolis, que incluye entre otros el templo drico de Atenea Polias, un templo corintio llamado Traianeum, y un templo de estilo jnico, dedicado en un principio a Dionisos y posteriormente al emperador romano Caracalla. Tambin tenan el templo a Esculapio, el dios de la medicina, el que es representado por un humano con una serpiente, al cual se le atribua poder curativo. Era tanta la actividad idoltrica, que hay corrientes exegticas que conjeturan que el trono de Satans, el cual se encontraba desde el principio en Babilonia, sede de su dominio desde cuando lo recibi a la cada de Adn, ms tarde a la eventual cada y destruccin de Babilonia, ese trono fue trasladado a Prgamo, conforme lo dice la carta. Y lo curioso es que se registra la existencia en esta ciudad del Altar de Prgamo, el altar del templo de Zeus, construido bajo el reinado de Eumenes II, y que hoy se conserva en el Pergamon Museum de Berln. Ser mera casualidad? Zeus era el dios supremo del Olimpo de los griegos; el mismo Jpiter de los romanos, llamado el Optimus Maximus; el mismo dios babilnico Marduk, "seor de todos los dioses del cielo y de la tierra", segn ellos; lo cual no es otra cosa que una especie de materializacin del mismo diablo en procura de la adoracin de los hombres.

Al desglosar con ms detenimiento la aseveracin anterior, debemos trasladarnos a la Biblia para saber el lugar aproximado de la ubicacin topogrfica del Edn, escenario de la cada de Adn. En Gnesis 2:10-11,13-14 dice: "10Y sala de Edn un ro para regar el huerto, y de all se reparta en cuatro brazos. 11El nombre de uno era Pisn; ste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro. 13El nombre del segundo ro es Gihn; ste es el que rodea toda la tierra de Cus. 14Y el nombre del tercer ro es Hidekel (nombre hebreo del ro Tigris); ste es el que va al oriente de Asiria. Y el cuarto ro es el Eufrates". Lo anterior nos indica que el Edn estuvo ubicado en la antigua Mesopotamia y la regin de Shinar, donde fue edificada la ciudad de Babilonia.

De acuerdo con el captulo 3 de Gnesis, all el hombre fue despojado, por las artimaas del diablo, de su seoro sobre la tierra, y empez Satans a ser el prncipe de este mundo. All constituy su trono. Pero el diablo necesitaba un centro de operaciones, y fue as como despus del diluvio, bajo su iniciativa los hombres empezaron a construir el primer gran zigurat o torre sagrada para que lo adorasen y consultaran a los astros, el cual se conoce como la torre de Babel; palabra que en la raz hebrea significa confusin, pero en el idioma acadio quiere decir puerta de Dios. La torre de Babel es un smbolo diciente del orgullo humano. Se nos antoja suponer esa torre como el primer smbolo de Tiatira, la gran organizacin religiosa que tuvo sus orgenes en Prgamo. De acuerdo con los descubrimientos de la arqueologa, en esta torre se apoyaba el templo dedicado en Babilonia al dios Marduk.

Encontramos en el captulo 10 de Gnesis (cnfer G. 10:8-11) que un nieto de Cam llamado Nimrod fue quien fund a Babilonia y otras ciudades como Nnive; fue el primer poderoso en la tierra, gran cazador oponente de Dios, quien como lder poltico y religioso organiz a las multitudes fundando ciudades amuralladas para que se protegieran de las fieras. Ese fue el origen de la religin babilnica y Nimrod fue su primer sumo pontfice, el primer puente, intermediario, ya no entre los hombres y Dios, sino con vnculos directos con Satans, ttulo que heredaron los subsiguientes gobernantes y reyes babilnicos. El nombre Nimrod significa rebelda y l mismo gui a la gente a rebelarse contra Dios al coadyuvar la adoracin al prncipe de las tinieblas. Es posible que haya tenido gran liderazgo en la construccin de esa primera torre de confusin.

Pero el imperio babilnico tuvo su fin y lleg el da en que Babilonia fue destruida para siempre, conforme lo haban declarado los profetas en la Palabra de Dios (cfr. 13:19-22 y Jeremas 51:61-62, entre otras.); mas el sistema religioso babilnico no fue destruido y Satans necesitaba reubicar la sede de su trono, para lo cual escogi trasladarlo a Prgamo, ciudad de la cual hizo un influyente centro idoltrico. All, los reyes de Prgamo recibieron el trasmisible ttulo babilnico de sumo pontfice. Pero el ltimo rey de Prgamo, Atalo III, leg sus dominios a Roma en el ao 133 a. C., pasando virtualmente el trono de Satans a Roma, la capital del imperio en que convergen las profecas que se relacionan con la Iglesia, y en donde an contina. En Roma, el emperador, adems de jefe poltico, tambin lleg a ser el sumo pontfice (pontifex mximus) de la religin babilnica, satnica; y recibi ese ttulo del rey de Prgamo, el cual a su vez ancestralmente lo haba recibido de Babilonia. Cuando Juan escribi esta carta en Patmos, ya la histrica ciudad de Babilonia no exista, pero segua existiendo otra ciudad que era la sede del gran sistema babilnico que ha llenado y sigue llenando de confusin a toda la humanidad hundida en esa corriente.

Matrimonio con el mundo

"12Y escribe al ngel de la iglesia en Prgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto".

La tercera carta de Apocalipsis est dirigida a la histrica iglesia en la localidad de Prgamo, cuyas caractersticas coinciden con el tercer perodo proftico de la Iglesia, que tiene su comienzo con la publicacin del Edicto de Tolerancia religiosa hacia el cristianismo, promulgado por el emperador Constantino en Miln en el ao 313, dando los primeros pasos para la aceptacin del Cristianismo como la religin del imperio, hasta finales del siglo quinto, por la eventual cada de Roma en 476. Es sumamente importante observar en cada una de las siete localidades geogrficas e histricas de las siete iglesias de Apocalipsis una serie de coincidencias entre el trasfondo cultural, religioso e histrico de la ciudad con la condicin de su respectiva iglesia local y el perodo proftico correspondiente. Por ejemplo, cuando Juan escribe la carta a la iglesia en Prgamo, uno puede inferir una triple alusin. Por una parte se refiere a la iglesia en esa localidad; por otra a Prgamo, la ciudad, sede del gran altar de Zeus, o trono de Satans, y por la otra a Roma, capital del poderoso imperio cuyo emperador ostentaba el ttulo satnico de sumo pontfice, con el cual la Iglesia se unir en matrimonio en el perodo proftico de Prgamo.

La palabra Prgamo significa muy casado (del prefijo griego per, como en hiper, super, o en los compuestos qumicos como permanganato, y la raz gamo, gamet, esposa, o gamtes, marido, de donde surgen palabras como gameto, poligamia), matrimonio mltiple, compromiso matrimonial, y eso nos indica que el diablo, viendo que por medio de las herejas y las persecuciones no haba podido acabar con la Iglesia, le pone fin a las persecuciones y ahora opta por usar otra tctica, la de corromperla, promoviendo la unin en matrimonio de la Iglesia de Jesucristo con el mundo, con su poltica, su economa y su religin. Durante las pocas de Efeso y Esmirna, Satans, convertido en un len rugiente, atacaba a la Iglesia por medio del mundo; ahora, vestido como ngel de luz, usa al mundo para darle una calurosa bienvenida a la Iglesia que antes trat de destruir. La Iglesia de Jesucristo sufri dura y cruel persecucin, pero el Seor le haba dicho: no temas; pero el peligro para la Iglesia realmente surgi y se acrecent cuando el estado se ali con el cristianismo. Ese elemento extrao llamado mundo comenz a mezclarse con la misma naturaleza santa y pura de la Iglesia, y eso nos da la idea de que a la Iglesia se le dio un lugar importante en el estado, dotndola asimismo de los grandes templos paganos; aparentemente empieza a prosperar, y empieza a ser ubicada en una posicin alta, pero en el mundo, para recibir la gloria del mundo, no en los lugares celestiales con Cristo Jess. La Iglesia empieza a recibir fortalecimientos espurios y se ha vuelto mundana, o como se dice, pas de las garras de los feroces leones, a ocupar un sitial de honor en el trono imperial. La Iglesia debe orar por el gobierno y las autoridades del estado para que no haya anarqua, pero no unirse y mezclarse con el estado.

La Iglesia es la novia de Cristo, casta y pura; ya est desposada con el Seor, y por eso la unin de la Iglesia con el mundo es considerada fornicacin espiritual. Debido a eso, el Seor se le presenta como el que tiene la espada aguda de dos filos. Qu simboliza esto? La Palabra misma nos da la respuesta. "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y ms cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espritu, las coyunturas y los tutanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazn" (Heb. 4:12). Por una parte el Seor le dice a la Iglesia que con esa espada inevitablemente va a separar esa unin de Su Iglesia con el mundo, y va a discernir y juzgar esa unin. El Seor tiene toda la autoridad para ejecutar esta sentencia. A travs de la historia, el Seor fue dando los pasos necesarios para cumplirlo. La espada tambin es un instrumento de castigo, y el Seor no est conforme con la iglesia mundana, la cual retiene el nombre del Seor, pero en la prctica lo niega, porque con el tiempo empez a olvidarse de Su nombre y a negar la autntica fe.

Hay textos de historia eclesistica que titulan este perodo como La Iglesia Imperial, con el sugestivo subttulo de la victoria del cristianismo. Ambas cosas son muy cuestionables. En primer lugar porque la Palabra de Dios no avala la afirmacin de que haya iglesia imperial; la Iglesia de Jesucristo no es imperial, pues una iglesia imperial no es bblica, y lo que no obedece los principios bblicos se aparta de la voluntad de Dios. La Iglesia no puede ser imperial y celestial a la vez. No puede al mismo tiempo ocupar los lugares celestiales con Cristo y un sitial prominente entre los grandes de la tierra. Y en cuanto a la "victoria", la consideramos una victoria prrica, por no decir que una verdadera derrota. Considrese si es victorioso que la Iglesia paulatinamente entre a heredar las costumbres de las observancias, formas y ceremonias paganas, bastando un cambio de nombres y modificaciones en la adoracin; e incluso los templos de los dioses del Olimpo sean "consagrados" para adorar al Seor, como actualmente sucede en Italia, que templos catlicos de algunas provincias, eran templos donde se renda culto a la diosa Diana. A estas construcciones con el tiempo se les llam "iglesias", trmino impropio para los edificios, pues la Iglesia es la asamblea de los santos; con esto tomaron el continente por el contenido. No puede ser victorioso para la Iglesia de Jesucristo el que una vez llena de poder secular, deje de ser el Cuerpo que exprese al mundo el conocimiento del Dios verdadero y de Su Cristo, para influir en el mundo como vehculo de salvacin, sino ver al mundo dominando a la Iglesia.

En la Iglesia la prosperidad secular es inversamente proporcional a la prosperidad espiritual. Por ejemplo, en sus albores la Iglesia se reuna para adorar en casas particulares; despus y por causas de las persecuciones, se reunan los hermanos en los cementerios, como las catacumbas romanas, y tras la "conversin" de Constantino empez la construccin de hermosos templos, y se empezaron a introducir las costumbres y protocolo imperiales, como el uso del incienso, vestimentas ricas de origen judeo pagano a los oficiantes del servicio, procesiones, y desarrollos de coros. Todo eso tuvo como resultado que la congregacin, desconocedora de un lenguaje o idioma desueto como el latn, tuviera menos parte activa en el culto o servicio, y su consecuencia fue un desarrollo anormal de la apariencia del reino de Dios en la tierra, porque en la era actual la Iglesia de Jesucristo es la expresin del reino en la tierra. Con el correr de los siglos, esto tambin se vive en el protestantismo. Ah tenemos la parbola de la semilla de mostaza.

"31Otra parbola les refiri, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tom y sembr en su campo; 32el cual a la verdad es la ms pequea de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace rbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas" (Mat. 13:31-32).

En esa parbola vemos que desde antes del tiempo de Prgamo, a partir de su humilde nacimiento, la Iglesia se fue convirtiendo en un gran rbol que empez a producir alimento espiritual para todas las naciones, con el agravante de que en la apariencia del Cristianismo, ha habido la nefasta influencia de millones de creyentes falsos, incluso de personas con intereses malignos. A partir de Prgamo, la Iglesia empez a sufrir una metamorfosis, y en vez de ser peregrina en la tierra, se estableci en este mundo, arraigndose en la tierra, como el rbol de la parbola, y entre sus ramas fueron surgiendo muchos recovecos de organizaciones, proyectos y operaciones terrenales, con una engaosa apariencia del reino de los cielos. Y en tiempos del emperador romano Teodosio el Grande (380), multitudes de incrdulos y paganos fueron bautizados e ingresaron a la "iglesia", ya unida al mundo por medio de sus tentculos de la poltica, la economa y la religin babilnica. La esposa el Cordero le haba sido infiel al Seor.

La Iglesia morando en la tierra

"13Yo conozco tus obras, y dnde moras, donde est el trono de Satans; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los das en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satans".

Es curioso y asombroso cuando la Palabra de Dios nos revela la cara oculta de las cosas y acontecimientos histricos. Por ejemplo, no es una coincidencia que en la localidad de Prgamo, a la par de existir el famoso altar de Zeus, se levantaran asimismo sendos templos a Roma y a Augusto, que son vivos y dicientes ejemplos del culto imperial. Indudablemente que cuando la Biblia dice que all est el trono de Satans, se refiere al altar del dios Zeus en asocio al lugar de adoracin al emperador. Eso tambin aclara que el trono de Satans est en el mundo, y por eso la Palabra de Dios dice que la iglesia mundana mora donde mora Satans. Eso significa que la iglesia mundana se ha unido al mundo y guarda estrecha relacin con Satans hasta el da de hoy.

En todas y cada una de las siete cartas hay una constante: el Seor le dice a cada iglesia, "Yo conozco tus obras". Qu hace la Iglesia en esta poca? Excepto un pequeo remanente, una ola de orgullo, ambicin, arrogancia y mundanalidad fue sustituyendo la santidad y la humildad de los cristianos primitivos. La verdadera posicin de la Iglesia es con Cristo en lugares celestiales; no es una asamblea terrenal como el pueblo hebreo, sino peregrina en la tierra. La Iglesia no debe enredarse en los negocios de este mundo, pues nuestro verdadero hogar est con el Seor en los cielos. El Seor mismo nos dio ejemplo en esto; en este sentido El jams se preocup sino por ser un transente, un residente temporal en este mundo, a tal punto que lleg a decirle a alguien que se brind a seguirle, que El no tena ni una piedra donde recostar su cabeza. Pero llega el momento en que la Iglesia desprecia el oro fino y legtimo, dejndose deslumbrar por el brillo del oropel, y en vez de seguir de peregrina en esta tierra, prefiere morar en ella, donde tiene su trono Satans.

Satans tiene su trono en esta tierra; l es el prncipe de este mundo, y la ciudad geogrfica donde est ubicado ese trono no es otra que Roma, la capital del imperio dominante en el tiempo de escribir Juan esa carta a Prgamo. En Roma tambin tiene su centro de gobierno el sumo pontfice satnico, el emperador mismo. All empez a "prosperar" la Iglesia. Ser esta la clase de prosperidad que el Seor quiere para Su Iglesia? Quiere el Seor que Su Iglesia santa escale posiciones terrenales, influencia mundana y gloria de los hombres? Quiere el Seor que Su Iglesia sin mancha ni arrugas se siente a gobernar con el mundo? No ser que la pretendida "victoria" en los tiempos del emperador Constantino fue una salvaje oleada de derrota y corrupcin para la Iglesia de Jesucristo?

El Seor aborrece que Su amada habite donde su enemigo tiene el trono. El Seor aborrece que Su Iglesia, para las reuniones, en vez de las casas de los hermanos, o modestos salones, empiece a imitar al mundo construyendo magnficos palacios con la forma y el nombre de la baslica romana o saln de la corte. El Seor aborrece que mucha gente se apresur a hacerse miembro de la Iglesia, en procura de ganancia personal. Satans no pudo acabar con la Iglesia por medio de las persecuciones, entonces decide darle la bienvenida, acogerla para volverla mundana, para corromperla.

Se menciona a un mrtir llamado Antipas, testigo fiel del Seor, y que fue muerto entre los hermanos en Prgamo, y repite, "donde mora Satans". Antipas en griego significa contra todo. Nada ms se sabe de este importante mrtir cristiano que muri por mantenerse fiel al Seor, por no querer contaminarse y negar al Seor, por estar contra todo lo que la iglesia mundana introdujo en la vida de la Iglesia. Hay afirmaciones en el sentido de que los historiadores Bolandistas o Bolandos (pertenecientes a una sociedad fundada en el siglo XVII por el jesuita Jan van Boland, encargada de realizar un estudio crtico de las biografas del santoral catlico), expurgaron de leyendas las Actas de los Mrtires, y dicen ellos que Antipas fue martirizado en Prgamo en tiempos del emperador Domiciano, y quemado dentro de un buey de bronce. Tertuliano tambin da testimonio de que Antipas fue obispo de esa iglesia, y de que al no obedecer los decretos del emperador en el sentido de tomar parte en la adoracin y sacrificios a Esculapio, entonces fue sacrificado, en el mismo tiempo cuando el apstol Juan fue deportado a la isla de Patmos.

Antipas es el arquetipo de los cristianos fieles al Seor hasta el martirio. Mientras esos hermanos fieles vivieron, la Iglesia se mantuvo firme, y moran durante las persecuciones por no negar su fe; los santos preferan morir antes que negar la fe y el nombre del Seor. Prgamo, a pesar de morar en la ciudad que ms se dedicaba a la idolatra en todo el Asia, con todo eso, permaneci fiel al nombre del Seor. Los paganos gritaban: "Csar es el seor", pero haba muchos creyentes que, como Antipas, confesaban: "Jess es el Seor". Aunque es de entender que la poca proftica de Prgamo se fue desarrollando mediante un proceso, no es menos cierto que una vez muertos los hermanos de la poca de Esmirna, los mrtires, sobrevino no ya un desliz, sino un derrumbe estrepitoso en la Iglesia del Seor. Vivimos tiempos en que es necesario tener el espritu de mrtir, si queremos testificar contra la iglesia mundana.

Termin un perodo en que nadie se una a la Iglesia buscando ganancia mundana, o en procura de celebridad; se haba ido la poca en la cual slo permanecan los que estaban dispuestos a ser fieles hasta la muerte, y solamente esa clase de siervos era de los que se hacan abiertamente seguidores de Cristo. Sin embargo, y a pesar de empezar a serle infiel al Seor, casndose con el mundo, la Iglesia continu reteniendo el nombre del Seor por algn tiempo; sigui sin asumir nombre alguno de organizacin de origen humano; porque el nombre denota la realidad de la persona del Seor. A pesar de que la Iglesia estaba experimentando un proceso de alejamiento aun mayor que el nivel original donde el Seor la haba colocado al principio, abandonando el consejo de Dios, descuidando el depsito del Seor y los principios bblicos, notamos que an haba quienes se preocupaban por no negar su fe en el Seor.

El edicto de tolerancia

Qu ocurri para que la Iglesia decidiera morar en el mundo? El Seor haba bendecido de tal manera a la Iglesia, que algunos opinan que la mitad de la poblacin del Imperio Romano ya era cristiana a comienzos del siglo cuarto de nuestra era. Eso era percibido por los gobernantes imperiales, y estaban convencidos de que la Iglesia era inexpugnable e indestructible, y lo haban comprobado con la persecucin de Diocleciano (303-304), por medio de la cual el paganismo intent, con una fiereza sin parangn en el pasado, aniquilar la Iglesia de Cristo.

Surge Constantino en la escena poltica del Imperio y decide "aceptar" al cristianismo; al parecer no hubo en l verdadera conversin a Cristo, y aunque sus motivos fueron ms bien polticos, ese evento signific una decisin transcendental. En el ao 313, Constantino y Licinio, con quien hasta esa poca comparta el poder sobre el Imperio, reunidos en Miln, publican el llamado Edicto de Miln, el cual consigna la libertad religiosa y la igualdad de derechos para los cristianos, la devolucin de los bienes expropiados a los cristianos y la aparente abolicin del culto estatal. Posteriormente, mediante el Edicto de Tesalnica, del ao 380, el cristianismo fue establecido como la religin oficial del Imperio. (Ver en el apndice de este captulo el texto de los edictos).

La doctrina de Balaam

"14Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ah a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los dolos, y a cometer fornicacin".

Qu es la doctrina de Balaam? Por qu dice el Seor que algunos la estaban reteniendo en esa poca? Balaam fue un codicioso profeta de los gentiles, quien conoca al verdadero Dios, y que aparece como protagonista en el libro de Nmeros, durante el paso del pueblo hebreo por las tierras de Moab, en su peregrinaje por el desierto hacia la tierra prometida. El nombre Balaam significa desviador del pueblo, y a ese fin encamin su ministerio. Al principio Balaam pudo haber sido un profeta de Dios, pero por ganancia deshonesta y por congraciarse, se convirti en mercenario y desvi el camino de la verdad. Balac, a la sazn rey de Moab, le ofreci dinero a Balaam para que maldijera al pueblo hebreo, pues tema que el eventual cruce del pueblo de Dios por sus tierras le ocasionara perjuicios, como le haba sucedido con el amorreo. Dice la Palabra de Dios que cuando llegaron los emisarios del rey con la paga para que Balaam fuera a realizar su nefasto trabajo, Dios le dijo con mucha claridad a Balaam: "No vayas con ellos, ni maldigas al pueblo, porque bendito es" (Nm. 22:12). Pero Balaam le insisti y el Seor le permiti ir, pero con la condicin de que hiciese lo que l le dijere, constituyendo ste uno de los ejemplos bblicos ms exponentes de la voluntad permisiva de Dios. Balaam saba muy bien que no era la voluntad perfecta de Dios que acudiera a ese llamado. El Seor no iba a permitir que nadie maldijera a su pueblo.

Instigado por el rey Balac y por sus reiterados ofrecimientos de paga, por mucho que lo intent, Balaam jams pudo maldecir al pueblo de Dios, pues Dios iba frustrando los esfuerzos de Balac para lograr su perverso cometido. Entonces ocurri lo que la Palabra de Dios llama la doctrina de Balaam; es decir, el profeta usa una astuta estrategia para hacer caer en pecado al pueblo hebreo delante de Dios, pues le aconsej a Balac quien, siguiendo esas instrucciones, corrompi al pueblo de Israel procurando unirlo con las mujeres gentiles por la atraccin del desenfreno sexual y luego la adoracin de imgenes. "1Y el pueblo empez a fornicar con las hijas de Moab, 2las cuales invitaban al pueblo a los sacrificios de sus dioses; y el pueblo comi, y se inclin a sus dioses. 3As acudi el pueblo a Baal-peor; y el furor de Jehov se encendi contra Israel" (Nm. 25:1-3). Como consecuencia hubo una gran mortandad entre los varones del pueblo de Israel y matanza de los madianitas, incluido el propio Balaam, y los israelitas "8mataron tambin, entre los muertos de ellos, a los reyes de Madin, Evi, Requem, Zur, Hur y Reba, cinco reyes de Madin; tambin a Balaam hijo de Beor mataron a espada. 15Y les dijo Moiss: Por qu habis dejado con vida a todas las mujeres? 16He aqu, por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra Jehov en lo tocante a Baal-peor, por lo que hubo mortandad en la congregacin de Jehov" (31:8,15,16).

Satans no haba podido acabar con la Iglesia. As como Balac tuvo temor de este pueblo numeroso que se le haba metido dentro de sus dominios, Constantino propicia una fusin, un matrimonio de la Iglesia con la religin babilnica, invitando a lo que la Palabra de Dios llama "comer de cosas sacrificadas a los dolos", y que a la postre se degenera en una confusin entre la sociedad poltica y religiosa, que, por los conflictos del perverso corazn humano, lleva implcito el problema del poder, y no cualquier poder, sino aquel en que los emperadores se reservan los "divinos" derechos, y que se destaca a su debido tiempo y se conoce histricamente como el cesaropapismo.

No se llega aun a comprender la razn por la cual ha existido la opinin de que la incursin y ejecutoria de Constantino en la vida de la Iglesia de Jess, constituy para ella una gran victoria, alegando para ello haber decretado poner fin a las persecuciones a los santos y haberla llenado de prebendas, libertades y encumbramientos, y se habla incluso de que la Iglesia ha entrado en crisis en nuestros das debido en parte a que recientemente hemos llegado al fin de la era constantiniana. Constantino abri las puertas a los cristianos para acceder a los ms altos cargos de la administracin imperial, como el de consulado, prefectura de Roma y prefectura del Pretorio. Asimismo concede al cristianismo un estatuto jurdico especial, por medio del cual los dirigentes eclesisticos entran a gozar de privilegios, equiparndose a los funcionarios civiles. Constantino fue el principal instrumento inicial de Satans para introducir en el cristianismo todos los misterios de la religin antigua babilnica, la que se inici con Nimrod cerca de la poca del diluvio y la edificacin del zigurat llamado Torre de Babel, que luego se consolid en Tiatira con la Iglesia Catlica Romana, dando solidez y continuacin al misterio de iniquidad ( Cfr. 2 Tes. 2:7) con el papado, que con sus argucias y su astucia ha llegado a consolidar el culto a la antigua reina del cielo babilnica, con todo su squito de abominaciones.

Tiene la doctrina de Balaam sus incidencias hoy? Objetivamente las pomposas enseanzas religiosas, en el nombre de enseanzas terrenales, han opacado la santidad y menguado el testimonio fiel en el seno de la Iglesia, no mirando con buenos ojos que los hijos de Dios practiquen la apropiada fe cristiana, alejndose de lo mundano, no participando de sus no limpias empresas ni asocindose a sus organizaciones; y en la "iglesia" mundana algunos comenzaron a ensear muchos de esos desvos, hasta que el pueblo lleg a la ejecutoria plena de la idolatra. Si no se retiene el nombre del Seor, el resultado final es la idolatra y la fornicacin.

Esa doctrina o enseanza distrajo a los creyentes, y como consecuencia cayeron en la idolatra, apartndose de la persona de Cristo, de Su adoracin y pleno goce. Incitar a comer de lo sacrificado a los dolos y a la fornicacin, se relaciona con lo que entre los paganos era llamado "sagrada prostitucin", ya que la practicaban en sus propios templos en honor de sus dioses. Aqu la fornicacin tiene la connotacin de apostasa (cfr. Nmeros 25:18). Tanto la doctrina de los nicolatas como la de Balaam encierran falsedad, seduccin, tentacin e induccin a la apostasa. La mezcla de las enseanzas y ritos paganos con las doctrinas cristianas se llama sincretismo.

Comer de lo sacrificado a los dolos es tambin volverse a las meras doctrinas, las cuales conducen a la fornicacin y a la idolatra. Nuestro alimento verdadero es Cristo. No se nos olvide que hoy abundan los predicadores por contrato, asalariados, no llamados por Dios. Las multitudes en el cristianismo de hoy corren tras esa clase de predicadores, y por eso son desorientados. Eso se consigue mediante la doctrina de Balaam; se desva a los creyentes de la persona de Cristo hacia la idolatra; cualquier clase de idolatra.

El camino de Balaam

Adems de la doctrina de Balaam, la Palabra de Dios registra el camino de Balaam. Cul es ese camino de Balaam? Nos lo responde Pedro, cuando dice: "15Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual am el premio de la maldad, 16y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refren la locura del profeta" (2 Pe. 2:15-16). En el contexto Pedro est describiendo el carcter y conducta de los lderes y profetas engaadores, como consecuencia directa de la doctrina; es decir, quienes como Balaam, desprecian el seoro y la voluntad de Dios por andar por el camino de las componendas y usando el don proftico y el llamado de Dios para el propio medro y ganancia personal. Se fue introduciendo en la Iglesia un tipo de siervos proclives tal vez a servir simultneamente a Dios y a sus propios intereses, dentro de ese espritu de casamiento con el mundo de Prgamo, y tarde o temprano enfrentndose inevitablemente a la desaprobacin y condenacin del Seor. An est en boga en estos tiempos contemporneos el predicar por amor al dinero, el buscar la congregacin de mayores ingresos, el introducir en la asamblea de los santos los mtodos y modo de actuar del mundo, tales como la psicologa de masas, manejo de luces, control emocional mediante la msica, etctera, que acondicionan emocionalmente al alma.

Tngase en cuenta que en Mesopotamia y regin de Babilonia, antigua tierra habitada por los sumerios y acadios, en donde originalmente estaba el trono de Satans, cada ciudad estaba bajo la proteccin de un dios especfico, al cual, junto con su numeroso squito de dioses menores, le haban construido un magnfico templo. Los sacerdotes que servan all cumplan asimismo una funcin financiera, debido a que las riquezas del templo incluan gran parte de las tierras y ganado de la ciudad. Se dice que el complejo religioso dominaba la ciudad econmica y socialmente. Sus salas de culto a menudo estaban elevadas sobre una plataforma ubicada por encima de las viviendas del resto del pueblo. Ser todo esto mera casualidad frente a lo que sucedi con la Iglesia desde los tiempos de Constantino? Muchas de las capillas, templos o santuarios del paganismo pre-cristiano fueron transferidos para el servicio cristiano, junto con sus dotaciones monetarias. Pero lo curioso y lamentable es el hecho de que muchos de sus sacerdotes paganos y aun sus hijos, como algo hereditario, pasaron directamente al cuerpo del clero cristiano, y algunos fueron hechos obispos.

Constantino proporcion a la Iglesia exactamente lo mismo que Balac haba hecho con Israel. Con el enriquecimiento material, la condujo al adulterio espiritual y a la idolatra. Despus de Constantino, las iglesias empezaron a recibir subsidios oficiales, por lo menos en las grandes ciudades. Es ms, se cre un patrimonio eclesistico, gracias a las oblaciones y ofrendas de los fieles y el favor econmico de los emperadores, y tal patrimonio es administrado con completa autonoma por el obispo, quien al tiempo disfruta de exencin fiscal, asunto este que se ha perpetuado a travs de los siglos. A los eclesisticos el Imperio les concedi un estatuto privilegiado, consistente en libertad para disponer del patrimonio, inmunidad fiscal, o sea, que jams han pagado impuestos, dispensa de cargos curiales, etctera. Pero esa iglesia mundana se empobreci espiritualmente, y empezaron a recibir oleadas de gente sin conversin y llegaron a la prctica del bautismo infantil.

El error de Balaam

El camino de Balaam est ntimamente asociado con el error de Balaam descrito en Judas 11. All el apstol tambin describe las caractersticas de los falsos maestros y el destino que les espera, trayendo a colacin el asunto que casi siempre registra el falso maestro, la ambicin y el deseo de ganancia personal. All dice: "Ay de ellos! porque han seguido el camino de Can, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradiccin de Cor".

Las cosas que narra el Antiguo Testamento son tambin arquetipos de los eventos cumplidos en el Nuevo y lo relacionado con la Iglesia. Lastimosamente vemos que la Iglesia fue institucionalizada e integrada al sistema poltico de Roma, de tal manera que aquel aspecto de comunidad espiritual de fieles (Ecclesia) desafortunadamente pas a un segundo plano. Bajo esa amenaza decretada por medio de los edictos, las "conversiones" de la poblacin se efectuaban en masa, sin el debido arrepentimiento, cuntas veces sin conocer quin era el Seor y su obra expiatoria. Empez a experimentarse un marcado desnivel entre la moral cristiana del tiempo de las persecuciones y la de este perodo de Prgamo; muchos cronistas atestiguan que hombres ambiciosos e inescrupulosos procuraban puestos en la Iglesia para obtener ganancias econmicas e influencia social y poltica. Ese es el camino de Balaam. Muchos de los cristianos nominales ofrecan slo adoracin externa, de labios, pues seguan siendo paganos de corazn. En esas conversiones en masa, odres viejos entraron a recibir un vino nuevo y cul fue el resultado? Los odres se rompieron y en muchas de esas vidas se perdi el vino.

Constantino el Grande

Al intentar perfilar la personalidad y las intenciones del personaje histrico conocido como Constantino el Grande, deseamos hacerlo pasando por alto muchos lugares comunes, cuidndonos de afirmar lo que slo Dios y Constantino mismo pueden dar fe como cierto o falso. Tengamos en cuenta que no todos los hechos de un poltico ambicioso demuestran que sea el gobernante ideal, y un rasgo tpico de Constantino fue el de ganarse el favor de sus sbditos (incluidos los cristianos) mostrando clemencia y sabidura en sus edictos y otros actos gubernamentales. Pero la historia narra el lado opuesto de la moneda, cuando se afirma que los viedos que generaban los recursos de la ciudad se anegaban por falta de drenaje, mientras el emperador dilapidaba los fondos pblicos en lujos y la construccin de un palacio suntuoso en Trveris; o ganarse la simpata de los galos explotando sus ms bajas pasiones brindndoles en el circo espectculos cruentos donde moran tantos brbaros cautivos, que alguien comenta que hasta las bestias se hastiaron de la matanza.

Realmente se convirti Constantino al Seor Jesucristo? Esto se ha cuestionado mucho, mas podemos sacar algunas conclusiones aportando las siguientes razones. Era una poca en que se crea que el bautismo borraba los pecados cometidos, por lo cual Constantino determin no bautizarse sino en su lecho de muerte, y pese a ello se consideraba a s mismo "obispo de obispos". Los obispos que le rodeaban, ni el mismo Osio de Crdoba, que era su consejero en materias eclesisticas, jams protestaron por el hecho de que Constantino an despus de su "conversin" continuara participando en ritos paganos prohibidos para cualquier cristiano. Ah vemos en plena actuacin los que retienen la doctrina de Balaam. Cabe al respecto anotar que existen organizaciones eclesisticas actuales que llaman apostlico a Constantino. Tngase en cuenta que Constantino nunca renunci de su ttulo de Pontifex Mximus (sacerdote de lo alto) de la religin pagana babilnica, ni su devocin por el Sol Invicto.

Nos atrevemos a aseverar que si Constantino el Grande crea verdaderamente en el poder de Jesucristo, pudo no haber entendido lo relacionado con la fe, esa fe que haban entendido los que haban sido fieles al Seor hasta ofrendar su vida antes que negarla. Obrara o no de buena fe, que su intencin fuese ms de tipo poltico que espiritual, lo cierto era que se quera ganar la proteccin del Dios de los cristianos, protegindolos y construyndoles templos, y, a la vez que servir a los otros dioses, trasladar imgenes a Constantinopla, sin descuidar el culto pagano para no acarrearse una oposicin irresistible del ala an pagana del Imperio, y de sus dioses. Pero las cosas se iban dando lentamente. Al comienzo de su reinado el Imperio era oficialmente pagano, y el mismo emperador continuara con el sostn de las vrgenes vestales en Roma, sin embargo, Constantino don al clero cristiano el palacio de Letrn, en Roma, que perteneca a la familia de su esposa.

En un poltico hbil y ambicioso como Constantino no es difcil entender el hecho de que pudo haber visto en el Dios de los cristianos un nuevo dios, pero dotado de poderes fuera de lo comn. Para nadie era un secreto que la Iglesia haba salido victoriosa despus de dos siglos y medio de cruenta persecucin, de tal manera que la fuerza del cristianismo ya era respetable en tiempos de Constantino. Al promulgar el Edicto de Tolerancia, no estara Constantino buscando el favor de ese Dios de los cristianos y el apoyo poltico de los seguidores de Jess? Sea cual sea su intencin, lo cierto es que Constantino, cual Balac, contamin y pervirti a la Iglesia, hasta llegarla a convertir en la "gran ramera".

Aunque los cristianos desde los albores de la Iglesia se reunan el primer da de la semana para partir el pan y celebrar la resurreccin del Seor, tambin este da era dedicado al culto pagano del Sol Invicto en todo el territorio del Impero. Constantino, en el ao 324, mediante un edicto imperial orden que todos los soldados adorasen en ese da al Dios supremo; y ah tenemos la razn por la cual los paganos no se opusieron a tal edicto. Personalmente manifiesto que la conversin de Constantino no se ajusta a los parmetros bblicos, como tampoco se ajusta que sea de parte de Dios lo de la visin de la cruz en vsperas al da de la batalla del Puente Milviano.

No hay concordancia entre las enseanzas de la Palabra de Dios y el hecho de que supuestamente Dios le haya ordenado a este gobernante de un imperio pagano, enredado en sus intrigas polticas y derramamiento de sangre y simultneamente sumo pontfice de la religin satnica, que se elaborara un emblema en forma de cruz para que con ese signo venciese. Esa clase de visin est muy lejos de tener siquiera alguna similitud con la que aconteci en el camino de Damasco a un Saulo de Tarso. Es difcil creer que el mismo Dios que enva a Pablo a predicar el evangelio y edificar la Iglesia en medio de muchas pruebas y sufrimientos, se preste a enviar a Constantino, el mismo que jams renunci a su ttulo de sumo pontfice pagano, a edificar un sistema apstata con su centro en Roma.

El talante religioso de Constantino se puede medir en las monedas acuadas bajo su gobierno; en el anverso apareca una cruz y en el reverso representaciones de los dioses paganos como Marte o Apolo, muestras de las cuales pueden ser vistas en los museos modernos. Ah tenemos una de las estrategias sincretistas de las muchas que us para mezclar y casar a la Iglesia de Jesucristo con el paganismo. Muchos historiadores registran en sus crnicas que antes que empezase el siglo quinto el paganismo haba cado de su elevado sitial; y algunos lo dicen con alborozo; pero le creemos ms a la Palabra de Dios, la cual dice que fue la Iglesia la que cay de las alturas celestiales para venir a morar a la tierra, donde tiene su trono Satans.

Muchos emperadores antecesores de Constantino intentaron realizar una gran restauracin del viejo Imperio Romano, reafirmando para ello la antigua religin pagana. Esas eran las mismas intenciones de Constantino, pero con la diferencia de que l se propuso lograrlo sobre la base del cristianismo, no sin que hubiese serios oponentes a estas aspiraciones entre la clase poltica y aristocrtica de Roma. Este fue uno de los motivos por los cuales determin construir una "nueva Roma", una nueva capital imperial, fastuosa y fuerte, que llamara Constantinopla, "la ciudad de Constantino"; y qu mejor que Bizancio, de Byzantium, nombre previo a la poca cristiana de Constantinopla, situada en el punto de contacto entre Europa y Asia, la capital de la parte oriental del Imperio, recientemente conquistada a su cuado Licinio? La pequea ciudad de Bizancio fue ampliada y adornada con amplios y lujosos palacios y estatuas de los antiguos dioses paganos trados de todos los lugares del vasto imperio, as como con la construccin de la gran baslica de Santa Irene, y fue cambiado su nombre por el de Constantinopla (hoy Estambul), capital que fue de la pierna oriental (referencia a la estatua del sueo de Nabucodonosor en Daniel 2:33,40) de este cuarto imperio mundial y conserv su poder y herencia poltica y cultural por mil aos despus que sucumbiera Roma bajo la invasin de los brbaros. Constantino traslad la capital del Imperio de Roma a Constantinopla el 11 de mayo del ao 330; entonces el imperio inici una etapa de orientalizacin; el carcter romano se fue perdiendo paulatinamente, helenizndose en su nuevo medio bizantino. Constantinopla fue tomada por los turcos en el ao 1453, un poco antes del descubrimiento de Amrica; y el gran templo de Santa Sofa fue convertido en una mezquita musulmana hasta el da de hoy.

Constantino le abri las puertas del Imperio al cristianismo, pero fue Teodosio (378-395) quien hizo del cristianismo la religin del Estado, obligando a los ciudadanos a hacerse miembros de la iglesia, oficializando as la unin de la iglesia y el mundo pagano, cambiando la naturaleza de la misma y dando origen a mil terribles aos de abominaciones del cesaropapismo. En esas "conversiones" en masa y por decreto imperial, se dara simultneamente la "regeneracin" bblica? Lleg el momento histrico en que se sustituy la predicacin del evangelio por la coaccin del poder civil. (Leer los decretos de Teodosio en el apndice del presente captulo).

Consolidacin de los nicolatas

"15Y tambin tienes a los que retienen la doctrina de los nicolatas, la que yo aborrezco".

Durante el perodo de Efeso hubo solamente lo que la Palabra de Dios llama las obras de los nicolatas, cuando iniciaron la prctica de la jerarqua en la iglesia; es decir, nada se haba enseado al respecto, ni mucho menos institucionalizado, decretado ni dogmatizado. Pero ya en el siglo cuarto, en pleno auge del perodo de Prgamo, esas obras progresaron y se convirtieron en enseanzas, y de la enseanza a la dogmatizacin es slo un paso, de manera que hoy en la iglesia degradada, tanto en el sector del catolicismo como en el protestantismo institucionalizado, el nicolasmo se ensea y se practica. Entonces primero surgen miembros individuales al estilo Ditrefes, que se esfuerzan por obtener dominio sobre los dems, luego hay necesidad de inventar una teora que justifique este dominio; la teora se convirti en enseanza y la enseanza se consolid en dogma, el cual, por ltimo, la Iglesia acept sin previo examen, revisin ni crtica, sin juzgarlo a la luz de la Palabra de Dios, destruyendo as la funcin de los creyentes, mutilando o anulando el Cuerpo del Seor como expresin de Cristo, que es la Cabeza.

Alrededor del ao 324, el cristianismo fue reconocido como la religin oficial del Imperio Romano. De acuerdo con el espritu de la poca, por un lado la legislacin oficial iba encaminada a la obligatoriedad de la conversin de los ciudadanos del Imperio, incluida la amenaza, y por otra parte surgieron motivos e intereses personales que llevaron a la gente a convertirse en masa; razn por la cual el cristianismo se llen de un pueblo ignorante de las verdades cristianas, de manera que eso tambin coadyuv a la formacin de un clero selecto que tuviera a su cargo los menesteres espirituales, surgiendo as definitivamente la imperiosa necesidad de dividir la Iglesia entre clrigos y laicos; se consolid una jerarqua que sustentaba el monopolio del conocimiento y la enseanza, amn del poder y el gobierno eclesistico.

Al consolidarse el cristianismo como religin estatal, se toma como pretexto la necesidad de crear estructuras ms complejas a fin de poder mantener tanto la disciplina como regular la pureza doctrinal. Los presbteros fueron reemplazados por una jerarqua de obispos y comenz a emerger una estructura diocesana. Los dirigentes eclesisticos, imitando la forma de gobierno imperial, adoptaron un gobierno de superior jerarqua, en preferencia a aquel ejercido en un plano de igualdad, como los practicados en la iglesia en sus primeros aos. La Iglesia cristiana iba moldeando su propia organizacin sobre la base del sistema gubernamental del Imperio Romano, abandonando as los principios escriturales. Constantino consolid en el Imperio una organizacin poltico-administrativa jerarquizada, agrupando las provincias en dicesis, que como antes se dijo, proviene tal nombre del emperador Diocleciano, gobernadas por los vicarii (vicarios). Ms tarde, cuando ya fue desarrollado, el sistema catlico romano imit esa misma forma de organizacin poltica. Se consolid la configuracin de una jerarqua eclesistica siguiendo las directrices de la misma divisin administrativa imperial. Se instituyeron metropolitanos en las provincias y obispos en las ciudades. Indudablemente el Seor quiere que la Iglesia se edifique normalmente con Su solo poder, sin que goce de alguna cuota de poder oficial. El Seor mand obediencia a los hombres que en la comunidad representasen la autoridad, pero se neg a emplear mtodos polticos para s mismo y para Sus propsitos, incluyendo la Iglesia, y, adems, no slo nunca abog por cualquier mtodo de rebelin, sino que la Palabra de Dios condena esta actitud, en cualquiera de sus manifestaciones.

El Estado y la Iglesia de Jesucristo jams han debido unirse en la historia, pues son dos instituciones con orgenes, ndole y fines diferentes. La una no tiene nada que ver con la otra; pero en la historia malvolamente se confundi a la Iglesia de Jesucristo con la religin babilnica, la cual siempre fue la religin del Estado. Esa herencia matrimonial continu hasta nuestros das, con influencias e imitaciones ms all del sistema central, el cual se identifica con lo que la Biblia llama la gran ramera; sistema que, diciendo representar los intereses del Seor, le ha sido infiel. Ese sistema religioso lleg a ser una sola cosa con el estado. La Iglesia de Jesucristo lejos est de necesitar la aprobacin oficial para desarrollarse y cumplir su cometido en esta tierra. Esa condicin no la encontramos en la Biblia. La Iglesia de Jesucristo lejos est de necesitar que los reyes y poderosos de este mundo la defiendan. Es todo lo contrario; por ellos, siguiendo una consigna tras bambalinas del prncipe de este mundo, habra de ser perseguida. La Palabra de Dios da testimonio de estas aseveraciones.

"16He aqu, yo os envo como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas. 17Y guardaos de los hombres, porque os entregarn a los concilios, y en sus sinagogas os azotarn; 18y aun ante gobernadores y reyes seris llevados por causa de m, para testimonio a ellos y a los gentiles" (Mt. 10:16-18).

"Se reunieron los reyes de la tierra, y los prncipes se juntaron en uno contra el Seor, y contra su Cristo" (Hch. 4:26).

De ese matrimonio de la Iglesia con el mundo, con el Estado y con la religin babilnica sobrevinieron grandes males. Por ejemplo, en la esfera del poder surgi algo curioso. A raz de la divisin del Imperio Romano en Oriente y Occidente, hubo a la sazn dos capitales imperiales: Roma y Constantinopla. Eso origin, a la par que los polticos, divergencias y ambiciones de poder entre la jerarqua clerical de ambas capitales, con el subsecuente cisma entre ambas vertientes del cristianismo oficial; lo que se conoce histricamente como Cisma de Oriente. Qu surgi despus? Que en las provincias del bloque oriental, las ortodoxas, con el tiempo el Estado domin de tal manera a esa parte del cristianismo, que ste fue debilitado en gran manera. En cambio en Occidente, sucedi gradualmente el reverso de la moneda, pues el clero fue usurpando el poder al Estado, y aquello dej de ser cristianismo para convertirse en una jerarqua ms bien corrupta, que lleg a dominar a las naciones de Europa, como una verdadera y astuta maquinaria poltica. Tanto el Seor como el apstol Pablo por la inspiracin del Espritu Santo, lo profetizaron.

"42Mas Jess, llamndolos, les dijo: Sabis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. 43Pero no ser as entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros ser vuestro servidor, 44y el que de vosotros quiera ser el primero, ser siervo de todos. 45Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos" (Mar. 10:42-45).

"Y de vosotros mismos se levantarn hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras s a los discpulos" (Hch. 20:30).

Durante las pocas de Efeso y Esmirna, Cristo era el legtimo y nico Kyrios de la Iglesia, y por no negarlo a l, sufrieron los santos hasta el martirio; pero entrado el perodo de Prgamo las cosas fueron cambiando; la Iglesia empieza a abrirle las puertas a un kyrios diferente del Seor, desposndose con el mundo y empez a surgir el antiguo kyrios o dominus imperial, un monarca absoluto que, como ya lo hemos dicho, ejerca soberanamente un poder que en el Imperio lo atribuan a origen divino. A partir de Constantino, el emperador se atribuye el derecho de intervencin en los asuntos de la Iglesia, no slo por propia iniciativa, sino tambin a solicitud y con el consentimiento de la jerarqua eclesistica.

La doctrina de Balaam contina operando con su nefasta secuela, tanto que se lleg a desarrollar una "teologa oficial", y algunos de la casta clerical, deslumbrados por los favores de Constantino, llegaron a difundir que Constantino haba sido elegido por Dios para que su obra fuese la culminacin de la historia de la Iglesia, y entre los cuales se dice estar el historiador Eusebio de Cesarea. Esas intervenciones imperiales en los asuntos de la Iglesia a veces eran de tipo disciplinario, como expulsar clrigos, deponer y desterrar obispos, e incluso papas, cuando esta institucin surgi histricamente; a veces eran de tipo jurisdiccional, y es as como el emperador incluso castiga delitos religiosos como el sacrilegio. Pero el emperador lleg ms lejos, interviene en los asuntos doctrinales, y convoca concilios, los orienta, legaliza sus decisiones y hasta publica encclicas, de modo que la Iglesia se iba hundiendo hasta caer tambin bajo la frula de un tirano terrenal.

Con la sola excepcin de Juliano el Apstata (muri en 363), todos los emperadores que sucedieron en el poder a Constantino eran activos en contener los viejos cultos paganos y en alentar la propagacin del cristianismo y favorecerlo. Por ejemplo, Teodosio I (gobern entre 379 a 395) impuls la demolicin de templos paganos, proscribi los sacrificios y las visitas a santuarios paganos, y fue aun ms lejos, ordenando que a los apstatas del cristianismo se les privase del derecho de herencia, tanto de recibir como de transmitir por testamento.

Hay otro significado de la palabra Prgamo, y es cerradura alta. Ntese que histricamente los obispos obtuvieron derechos, privilegios, autoridad; se llenaron de riquezas, los hermanos tenan que pedir audiencias para verlos. Por qu? Porque empezaron a vivir entre altas cerraduras de sus lujosos palacios, por la enseanza de los nicolatas. Constantino haba igualado los derechos de la iglesia y el paganismo, y desde entonces los reyes y poderosos de la tierra empezaron a presidir los concilios de la iglesia, y a confirmar todas las decisiones que se tomaran.

La Iglesia llamada a cortar con el mundo

"16Por tanto, arrepintete; pues si no, vendr a ti pronto, y pelear contra ellos con la espada de mi boca".

En la armadura de un soldado romano, la espada era un arma defensiva. "Tomad... la espada del Espritu, que es la Palabra de Dios" (Ef. 6:17). Esta espada es la misma que aparece en el verso 12, la Palabra de Dios, y que el Seor va a usar para deshacer la unin desigual y toda relacin de Su Iglesia con el mundo. Cmo puede la Palabra de Dios ser usada para cortar nuestra relacin con el mundo? Primero el Seor nos llama a que nos arrepintamos, que cortemos por nosotros mismos esos vnculos con el mundo en todos sus aspectos. Pero si no nos arrepentimos, la misma Palabra de Dios se encargar de juzgarnos, la cual lo discierne todo, diferenciando lo bueno de lo malo, y es cortante como espada de doble filo. Como con la mezcla del mundo con la Iglesia, la naturaleza de sta cambi radicalmente, es necesario que Dios use la espada de Su boca para efectuar esa profunda divisin.

El Seor interviene en la historia para cortar de Su Iglesia legtima un ente nuevo, nacido de la institucionalizacin poltica de la confesin cristiana. A partir de Constantino ha rondado en la Iglesia del Seor ese oscuro fantasma de que la Iglesia de Jesucristo necesita que el poder secular ejerza sobre ella alguna relacin de tutela y proteccin. Ha sido difcil para los eclesisticos entender que la Iglesia del Seor, en cuanto Iglesia, Cuerpo de Cristo, no necesita tener nexos con el Estado, ni polticos, ni econmicos, ni religiosos, ni jurdicos, ni militares, ni culturales, ni sociales, si con ello est en peligro comprometer su fidelidad al Seor, pero a la Iglesia se le dio por cambiar la doctrina evanglica.

Por testimonio cristiano, ya que las Escrituras nos lo ordenan (Mt. 22:21; Ro. 13:1-7; Mt. 17:27) hay que guardar un respeto y sometimiento a las autoridades en el mbito personal, pero guardando siempre una moderada y prudente separacin entre la Iglesia y el Estado. La Iglesia debe aportar lo necesario para el orden, la justicia y la paz social, porque es sal y luz en la tierra, pero sin comprometer su fidelidad al Seor de la Iglesia. Como esos lazos entre la iglesia degradada y los nicolatas con su secuela de mundanalidad y maldad han permanecido en el sistema de la Iglesia Catlica Romana en toda la historia a travs de Tiatira, bebiendo las mieles del poder temporal, llegar el eventual momento en que el Seor juzgar esa iglesia y la aniquilar con su Palabra, como est previsto en la Biblia.

El Blog

Calendario

<<   Abril 2007    
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Categoras

Archivos

Sindicacin

http://www.edificandofiladelfia.es.tl

Alojado en
ZoomBlog