6. Tercer Concilio de Constantinopla

Por Arcadio Sierra Daz - 24 de Marzo, 2007, 7:54, Categora: General

6

CONCILIO DE CONSTANTINOPLA III

(VI Ecumnico)

Celebrado mediante dos convocatorias: La primera en el ao 680-681, por el emperador Constantino IV Pogonato, quien invit al papa Agatn a que enviara sus legados; la segunda convocada por el emperador Justiniano II en el ao 692. Se debati sobre la doctrina de las dos voluntades en Cristo y Sus dos naturalezas, condenando el monoenergismo o monotelismo. La conclusin fue que Cristo tena dos voluntades, existiendo una perfecta armona entre ambas. Su voluntad humana estaba siempre en sujecin a Su voluntad divina. Sus sesiones fueron llevadas a cabo en la ciudad de Constantinopla, la Nueva Roma.

Antecedentes

En el siglo VII el cristianismo atravesaba una crisis decadente debido a una relajacin moral y espiritual de la mayor parte del pueblo cristiano. La Iglesia estaba sufriendo una preocupante debilidad; por doquier reinaba una frialdad debida a que la fe en las personas era slo nominal; el clero y los monjes daban un pobre testimonio de vida, y ya empezaba mucha de la desorientacin e ignorancia que caracteriz a los creyentes de la Edad Media.

A comienzos del siglo VII se haba cerrado la era histrica del mundo antiguo y alboraba el medioevo con su oscurantismo a cuestas, y an persista el error monofisita en torno a las dos naturalezas de Cristo, pues muchos obispos orientales seguan defendiendo esta doctrina, sin que muchos otros dejaran de ser simpatizantes. Los emperadores bizantinos haban hecho fallidos intentos por reconciliar a los ortodoxos con los monofisitas, y una vez ms lo intent el emperador Heraclio (610-641) por sugerencia de Sergio, patriarca de Constantinopla (610-638), hallando para ello apoyo en ciertos escritos atribudos a Dionisio el Areopagita, el cual haba dicho que Cristo obraba acciones divinas y humanas por una sola energia.

Sergio, tratando de solucionar el conflicto divisivo propone una "bizantina" frmula que a la postre no fue ms que una nueva hereja, pues pidi suspender esta controversia sobre si Cristo obraba por medio de una o ms energia. Sergio propuso que todos estuviesen de acuerdo en que en el Verbo encarnado haba dos naturalezas, pero una sola operacin y una sola voluntad (thlema) divino-humana, que l denominaba "nica energa natural divino-humana", a lo cual se le llam "monotelismo", de monos, uno, solo, sin compaa, y thlein, querer, escoger, actuar por voluntad; es decir, un solo querer, una sola voluntad. En otras palabras, Sergio quera conjugar dos afirmaciones pretendidamente complementarias: Cristo posee una sola energa (complaciendo a los monofisitas) y doble naturaleza (complaciendo a los partidarios de Calcedonia); de aqu que se le diera tambin el nombre de monoenergismo. En el ao 633 se prohibi hablar de una o de dos energas en Cristo; no obstante, Sergio mantuvo su rotunda oposicin a las dos energas, por creer que ello exiga asignar a Cristo dos voluntades apuestas entre s. En principio, Sergio tuvo un relativo xito en sus propsitos, pues logr la reconciliacin de muchos obispos orientales, y de paso obtuvo la aprobacin papal en el poco versado Honorio I (625-638), quien por escrito estuvo de acuerdo con los puntos de vista herticos de Sergio; tambin obtuvo la aprobacin del emperador Heraclio, quien oficializ al monotelismo mediante edicto imperial, y esta controversia segua su curso interminable.

A pesar de que esta hereja haba sido elevada a la categora de doctrina oficial del Estado, el monotelismo pronto encontr sus decididos opositores tales como Sofronio, obispo de Jerusaln, y muchos partidarios de los anteriores concilios ecumnicos, en especial el de Calcedonia.

Pablo, el sucesor de Sergio en el patriarcado de Constantinopla, viendo que lejos de unir, el monotelismo haba dividido ms la cristiandad, tuvo la decisin de suspender las discusiones acerca de la voluntad de Cristo, lo cual registr en el documento llamado "Typus", que fue convertido en edicto imperial por Constante II (641-668). En Roma, Martn I (649-655), el sucesor de Honorio en el papado, conden el monotelismo en un snodo de 105 obispos reunido en Letrn en el ao 649, declarndose a favor de las dos energas o voluntades en Cristo, condenando a Sergio y pronuncindose en contra de los edictos imperiales de los aos 638 y 648. Esa osada, por orden del Emperador Constante II, le cost el destierro y su posterior muerte en Crimea, a causa de los maltratos de que fue vctima.

El ms conspicuo, atrevido y competente oponente a la hereja del monotelismo fue el monje Mximo el Confesor (580-662), discpulo de Sofronio y considerado el ms destacado telogo griego del siglo VII, quien por esta causa, y tambin por orden del Emperador Constante II, sufri la crcel, la mutilacin de la lengua y de la mano derecha y posterior destierro, a fin de que no siguiera hablando o escribiendo sobre este prohibido tema. l era oriundo de Hasfin, Palestina, localidad sobre el Goln, en Tiberas. Entre otras cosas, l haba escrito en 642 en el Opsculo 7: Exposicin doctrinal remitida a Chipre, para el dicono Marino, lo siguiente:

Por consiguiente, aceptando la doctrina de los santos padres, rechazamos cualquier merma en la voluntad, en las operaciones naturales y en la naturaleza misma del solo y nico Verbo de Dios hecho hombre y creemos que l mismo es, al mismo tiempo, en todos los aspectos, perfecto Dios y perfecto hombre, pues posee por naturaleza y de modo perfecto todas las caractersticas propias de las naturalezas divina y humana, sus voluntades y operaciones. De esta suerte evitamos que, por la sustraccin de alguna de las propiedades que definen a una u otra de esas dos naturalezas, lleguemos no slo a disminuir la realidad de cada una de las dos partes en las que y a las que subsiste, sino incluso a la completa eliminacin de ambas o de alguna de ellas. Y que tena una verdadera voluntad humana, como cumple a su naturaleza, al igual que posee una voluntad divina por su esencia, lo manifiesta el propio Verbo con aquella humansima splica con la que rogaba ser librado de la muerte y que hizo en favor de nuestra salvacin, diciendo: "Padre, si es posible, aleja de m este cliz". Revelaba de este modo la debilidad de su carne y que su manifestacin en la carne no era una fantasa que engaara a quien la vea, haciendo errar sus sentidos. Sino que realmente era hombre, como lo prueba su voluntad natural, de la que eman esa splica de liberacin, segn el proyecto de la salvacin (Mximo el Confesor. Meditaciones sobre la agona de Jess. Editorial Ciudad Nueva. 1990. Pg. 28).

El concilio

As estaban las cosas cuando es entronizado un nuevo emperador bizantino, Constantino IV (668-685), quien vea la necesidad de restablecer la armona eclesistica y el fortalecimiento poltico en el imperio, convocando un nuevo concilio ecumnico, inclinndose a la sazn a favor de la corriente de Calcedonia. Es bueno anotar que para esa poca, muchas provincias del antiguo imperio romano bizantino haban sido invadidas, no slo por los brbaros, sino tambin por los rabes musulmanes, de manera que los principales obispados monofisitas estaban en mano de los rabes islmicos; de modo que la controversia monofisita estaba casi que eliminada.

Trullanum Primun

El Tercer Concilio Ecumnico de Constantinopla fue inaugurado el 7 de noviembre del ao 680, y duraron las reuniones hasta el 16 de septiembre del siguiente ao. Muchos historiadores designan este concilio con el nombre de "Trullanum Primun" debido a que se realizaron sus sesiones en la cpula del palacio imperial, llamada "Trullo". A sus reuniones asistieron unos 174 obispos orientales y ocho emisarios occidentales, los cuales llevaron un documento escrito del snodo romano, defendiendo la misma posicin que haba tomado Martn I, y que le haba costado el destierro y la muerte.

A pesar de la abrumadora mayora oriental, fue presidido el concilio por los legados romanos juntamente con el emperador. En las tres primeras sesiones, de un total de veintids, fueron ledas las actas de los concilios ecumnicos de feso, Calcedonia y Constantinopla II; en las siguientes se barajaron los textos de los llamados antiguos padres, tanto por parte de los monotelitas como por los ortodoxos.

Este concilio conden definitivamente el monotelismo, que afirmaba la existencia en Cristo de una nica voluntad, anulando de paso los edictos imperiales de Heraclio y Constante II. Asimismo fue excomulgado Macario, patriarca de Antioqua, principal defensor de la hereja monotelita. Como autores y propagadores de la hereja fueron condenados post mortem, entre otros, Sergio, patriarca de Constantinopla, Pablo y Pedro de Constantinopla. No obstante que este concilio era presidido por legados papales, fue excomulgado el papa Honorio I, y su nombre eliminado de la lista de los obispos, declarndolo hereje, lo mismo que al patriarca Sergio. A todos ellos los tildaron de instrumentos del diablo, y los anatematizaron.

El concilio se declar claramente en favor de dos voluntades y dos energas existentes en Cristo, como "concurrentes mas mutuamente en l para la salvacin de la raza humana". Conciliando la doctrina de los cinco concilios precedentes, en este concilio queda fijada la doctrina cristolgica: Se dej sentado que puesto que Jesucristo era verdadero Dios como tambin verdadero hombre, tena que tener, en la unidad de persona, dos naturalezas, una divina y otra humana, con dos voluntades correspondientes a cada una de sus naturalezas. De esta manera este concilio dio por terminado el prolongado debate que durante muchos siglos se haba sostenido sobre la relacin de Jesucristo con Dios y sobre la manera en que haban de hallarse en el Seor Jess lo divino y lo humano. Lo anterior fue consignado en la siguiente frmula de fe:

"Creyendo que es uno de la Santa Trinidad, an despus de la encarnacin, nuestro Seor Jesucristo, nuestro verdadero Dios, decimos que sus dos naturalezas resplandecen en su nica hipstasis, en la que mostr tanto sus milagros como sus padecimientos, durante toda su vida redentora, no en apariencia, sino realmente; puesto que en una sola hipstasis se reconoce la natural diferencia por querer y obrar, con comunicacin de la otra, cada naturaleza lo suyo propio; y segn esta razn, glorificamos tambin dos voluntades y operaciones naturales que mutuamente concurren para la salvacin del gnero humano".

No obstante esto, el monotelismo fue resucitado por un emperador bizantino a principios del siglo VIII, y los maronitas en el Lbano lo ensearon hasta el siglo XII, cuando se reconciliaron con el papado romano. Anotamos los siguientes versculos bblicos, los cuales tambin nos hablan de las dos naturalezas y de las dos voluntades del Verbo encarnado:

"Jess entonces, al verla llorando, y a los judos que la acompaaban, tambin llorando, se estremeci en espritu (humano) y se conmovi" (Jn. 11:33).

"38Entonces Jess les dijo: Mi alma (humana) est muy triste, hasta la muerte; quedaos aqu, y velad conmigo. 39Yendo un poco adelante, se postr sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mo, si es posible, pase de m esta copa; pero no sea como yo quiero (voluntad humana), sino como t (voluntad divina)" (Mt. 26:38-39).

"Padre, si quieres, para de m esta copa; pero no se haga mi voluntad (humana) (en griego thelema, θέλημά), sino la tuya (la voluntad divina)" (Lc. 22:42).

"Entonces Jess, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espritu (humano). Y habiendo dicho esto, expir" (Lc. 23:36).

"Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad (la humana), sino la voluntad (divina) del que me envi" (Jn. 6:38).

"Ahora est turbada mi alma; y qu dir? Padre, slvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora"  (Jn. 12:27).

Trullanum segundo

Transcurridos once aos desde el Sexto Concilio Ecumnico, Tercero de Constantinopla, el emperador Justiniano II (685-695) convoc un nuevo concilio en el ao 692, en el palacio imperial, con la asistencia de obispos de Oriente. Por haber sesionado en el mismo lugar del anterior, se le conoce como el segundo "Trullanum". Algunos historiadores no lo consideran como Concilio Ecumnico, alegando que finalmente el papado romano no lo acept y que las iglesias orientales s lo consideraron como ecumnico, pero suplementario de los concilios quinto y sexto, los cuales no haban decretado leyes de disciplina eclesistica, y por eso fue llamado "Quinisexta" o "Quinisextum".

La convocatoria de este nuevo concilio obedeci a que los anteriores no haban tratado de resolver cuestiones relacionadas con la moral del clero y la disciplina eclesistica. El anterior concilio no se haba ocupado de tocar el tema de una reforma de costumbres, especialmente en los crculos eclesisticos. El nicolasmo haba echado races profundas y estaba haciendo sentir sus efectos devastadores en la Iglesia. Doctrina y prctica esprea introducida en la iglesia con la formacin de una casta clerical o hierarqua dominante, con autoridad sobre el pueblo o laicos, los creyentes comunes. Esta enseanza la hered el protestantismo del sistema catlico romano. El nicolasmo comenz en la iglesia an en tiempos del apstol Juan en su fase de meras obras, las cuales eran aborrecidas por la iglesia (Apo. 2:6); pero esas obras sufrieron un desarrollo y se convirtieron en doctrina en tiempos de Constantino el Grande (Apo. 2:15). Era tan lamentable la situacin moral de la iglesia oficial, que este concilio lleg a aprobar 102 rigurosos cnones relacionados con tica y disciplina del clero. En contraposicin a la costumbre clerical romana, este concilio aprob el casamiento de los diconos y presbteros, y para evitar groseros escndalos, el clero fue sometido a un estricto control en las altas esferas eclesisticas, pues el prurito de castidad haba conducido a una falsa moral y a un mal disimulado farisesmo. Esto equivala a una ratificacin de lo acordado en el primer concilio de Nicea, en contra del celibato obligatorio. En esta materia y en todas las relacionadas con vida de la Iglesia y los asuntos que ataen a Dios y Sus propsitos, debemos siempre remitirnos a las Sagradas Escrituras, las cuales nos ensean la verdad. Por ejemplo dice en 1 Timoteo 4:1-3:

"1Pero el Espritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarn de la fe, escuchando a espritus engaadores y a doctrinas de demonios; 2por la hipocresa de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, 3prohibirn casarse, y mandarn abstenerse de alimentos que Dios cre para que con accin de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad".

Ah vemos claramente que el celibato clerical es una doctrina de demonios heredada de las races religiosas babilnicas. El celibato fomenta el escndalo y la inmoralidad sexual. En esa misma carta, 1 Timoteo 3:2, Pablo dice:

"Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para ensear".

"5Por esta causa te dej en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos (obispos) en cada ciudad, as como yo te mand; 6el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estn acusados de disolucin ni de rebelda"  (Tito 1:5-6).

Este concilio reconoci el Canon completo de los libros del Nuevo Testamento, tal como haba sido reconocido por los snodos romanos (382) y el tercero de Cartago (397), sin que ello signifique que estos concilios hayan determinado el Canon. Ese es un asunto del Espritu Santo. El Canon de los libros inspirados por el Espritu Santo no es determinado por la Iglesia. La normatividad y autoridad de las Escrituras Sagradas son determinadas por Dios; y los libros que componen el Nuevo Testamento estuvieron en uso desde los primeros das del cristianismo, y el mismo Seor se fue encargando de que la Iglesia fuera rechazando los que no eran inspirados, pero la autoridad y la inspiracin de los libros sagrados slo la determin el Espritu Santo. La labor de los concilios slo consisti en reconocerlos como sagrados, por causa de los libros apcrifos que circulaban ya en la poca. La Iglesia reconoce lo que Dios ha revelado en Su Palabra y da testimonio de ello.

En el canon 36, el concilio confirm de nuevo la decisin de Calcedonia de que "la sede de Constantinopla gozar de privilegios iguales que la sede de la vieja Roma... y segunda despus de ella". Alejandra ocupaba el tercer lugar, Antioqua el cuarto y Jerusaln el quinto. Para esta poca, las sedes patriarcales de Alejandra, Antioqua y Jerusaln, estaban en manos de los musulmanes, de manera que esos rangos eclesisticos tenan ms de simblicos que de reales. El espritu de esta decisin era consolidar a Constantinopla frente a las pretensiones romanas, que a la postre eran puntales slidos para que se protocolizara ms tarde el Cisma de Oriente.

Este concilio prohibi la representacin de Cristo como un cordero, ordenando a cambio que fuese representado en forma humana.

El papa romano Sergio I (687-701), no reconoci este concilio como ecumnico, y se neg a asentir las decisiones de este concilio, debido principalmente al canon 36; pero poco ms tarde otro papa, Juan VII (705-707), en el ao 705, las confirm con algunas modificaciones; pero se iba ensanchando el abismo de separacin entre ambas facciones de la cristiandad, y los sucesores de Juan VII, no obstante, finalmente rechazaron la ecumenicidad del mismo.

Resumen cristolgico

Dios no ha permitido que un asunto tan fundamental como la cristologa haya quedado en la historia sin la debida y correcta definicin. Aqu podemos intercalar un resumen de lo que al respecto fue aclarado en los primeros concilios ecumnicos.

En Nicea (325) se combati el arrianismo y se proclam que Cristo es de la misma sustancia que el Padre, y por consiguiente, Cristo es Dios.

En Constantinopla I (381) se conden el apolinarismo y se defini la humanidad de Cristo; es decir, que Cristo es verdadero, perfecto e impecable hombre.

En feso (431), condenando al nestorianismo, se defini que en Jess hay una sola persona.

En Calcedonia (451), fallando la controversia eutiquiana y su monofisismo, aclar que Jess es una persona nica que posee dos naturalezas, la divina y la humana.

En Constantinopla III (680-681), al condenar al monotelismo, se defini que en Jess operaban dos voluntades, la divina y la humana, estando la humana sometida a la divina en perfecta armona. Estas han sido las principales controversias en torno al Seor Jesucristo.

El Blog

Calendario

     Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Categoras

Archivos

Sindicacin

http://www.edificandofiladelfia.es.tl

Alojado en
ZoomBlog