12. Concilio Lateranense IV

Por Arcadio Sierra Daz - 23 de Marzo, 2007, 11:54, Categora: General

12

CONCILIO LATERANENSE IV

(XII Ecumnico, segn Roma)

Reunido a fines del ao 1215 en la catedral de San Juan de Letrn en Roma. Inocencio III, el pontfice romano que marca la mxima cumbre del poder e influencia papal en Europa en todos los tiempos, convoc lo que se ha considerado la ms importante de las asambleas del catolicismo romano, sobre el cual l mantuvo el absoluto dominio.

Panorama del antecedente histrico

El papado romano haba llegado a la cumbre de su poder, convirtindose en el dueo indiscutible de Occidente, pudiendo dictar su voluntad a todos los monarcas y prncipes y a todos sus sbditos. Lotario de Segni, un hijo de condes, fue elevado a la tiara pontificia romana a los treinta y siete aos de edad con el nombre de Inocencio III, la cual ostent desde 1198 hasta 1216, tiempo durante el cual gobern en Europa con mano frrea, siendo en realidad, a juicio de un bizantino, "no el sucesor de Pedro, sino de Constantino", sobrepasando la audacia y ambicin de Hildebrando. Con l se perfeccion la ley cannica de tal manera que se estableci el principio de que el papa romano es el orculo de Dios en la tierra, sin oposicin posible por parte de ninguna criatura. Habiendo proclamado la independencia poltica del papado, se erigi por encima de todos los reyes y prncipes laicos, aportando la doctrina de una teocracia pontificia y el papa como emperador del mundo. Inocencio III, no obstante haber acrecentado el poder papal como lo hizo, jams recibi en la historia el calificativo de "grande", ni fue canonizado, como los otros "grandes".

Con base en las falsificaciones Seudo-Isidorianas, bajo el pontificado de Inocencio III, el poder papal lleg a la cumbre, y sobre todo con la falsa premisa de que al apstol Pedro, ms que a la Iglesia, le haba sido confiado el mundo; y para completar la farsa, antes de Inocencio III los papas haban asumido el ttulo de vicario de Pedro, pero a partir de este papa, empez a llamarse vicario de Cristo; pero fue ms lejos, diciendo ser el vicario de Dios en el mundo, de modo que todo poder poltico tena que estar supeditado al papa romano. Entonces, como vicario de Cristo poda ser rey de reyes y seor de seores.

El papado romano ha echado mano de cualquier interpretacin a su acomodo de las Escrituras para entronizarse sobre el mundo entero. Es as como dice Inocencio III que el hecho de que Pedro haya caminado sobre las aguas, les da derecho a ellos, sus supuestos sucesores, a gobernar sobre todas las naciones. Asimismo la mencin de dos espadas en Lucas 22:38, lo tomaron como la simbologa del poder eclesistico y el poder real; pero lo ms grave es que ambas pertenecan al papa, el cual otorgaba una de ellas al rey para que la usara segn sus instrucciones y al servicio de la iglesia romana; y de hecho puso y quit emperadores, reyes, condes y otras dignidades seculares, conforme sus intereses. Tergivers e interpol asimismo textos bblicos como Deuteronomio 17, haciendo decir a la Escritura que quien no se someta a la decisin del sumo pontfice romano era reo de muerte.

Al principio, Inocencio III tuvo la intencin de capitalizar con los valdenses, y en vez de "Pobres de Lyon", les ofreci se convirtiesen en una orden monacal de "Pobres Catlicos", pero cuando eso ocurra, ya los valdenses haban tenido claridad de que la iglesia papal no era bblica; de manera que cruelmente fueron perseguidos y miles llevados al martirio. Cuando en 1517 se inici la Reforma protestante, los valdenses, bastante diezmados pero firmes, estaban diseminados por las regiones de Piamonte y Saboya, en Italia. Tena Inocencio III un ejrcito propio y una maquinaria de numerosos legados pontificios y de eclesisticos asociados con las rdenes religiosas, de lo cual se vali para perseguir a los albigenses y a los judos. Inocencio III proclam una cruzada para exterminar a los albigenses, y para ello, por ser los obispos ms mercenarios que pastores, utilizaba el brazo secular para acabar con la "hereja", y ofreca el perdn de todos los pecados y el paraso a todos los que se alistasen para acabar con los albigenses. La guerra contra los albigenses en el sur de Francia (1209-1229), tuvo como consecuencia la Inquisicin con sus hogueras contra los que el sistema consideraba "herejes". Por ejemplo, en Beziers, baluarte de los albigenses, los cruzados papales organizaron un indescriptible bao de sangre. Fue tanta la barbarie, la rapia, la crueldad y la destruccin, que fue exterminada la casi totalidad de la poblacin de ciudades enteras, sin discriminar si eran albigenses o no, ni respetando la edad ni el sexo. Ellos se jactaban de que la "venganza divina" en esa carnicera no haba respetado ni clase social ni sexo ni edad, cayendo bajo la espada casi veinte mil personas. Contra los judos la poltica era conseguir que se enfriara su perseverancia hacia sus principios religiosos, ms que de exterminio, so pena de castigarlos por su rgida postura. Es claro que durante el reinado de Inocencio III se destac la intolerancia religiosa.

El concilio

Las sesiones del concilio se llevaron a cabo del 11 al 30 de septiembre de 1215, con la asistencia de 800 abades y ms de 400 obispos del ala latina de la cristiandad, adems de representantes del Emperador Federico II, y de los reyes de Inglaterra, Francia, Aragn, Hungra, y de los patriarcados latinos de Jerusaln y Constantinopla. Sin la asistencia de los obispos griegos, Letrn IV fue en realidad un concilio de la iglesia papal, en donde los obispos se reunieron en tres sesiones para que fuesen proclamados y ratificados los decretos papales, personaje que se haba arrogado plena jurisdiccin en la iglesia, y los obispos eran apenas sus asistentes.

Aprobaciones en el concilio

1. Condena de Joaqun de Flora (o Fiore) y su monacato proftico. Joaqun de Flora (1130-1202) naci en Calabria, en el extremo sur de Italia, y habiendo ingresado en un monasterio cisterciense, despus de haber sido ordenado sacerdote, de mala gana haba sido hecho abad del mismo desde 1178 a 1188. Siempre dese un camino de vida monacal ms rgida, estricta y austera que el que haba vivido all, y seguido por un buen nmero de discpulos, fund un monasterio, el de San Juan Fiore, el cual obtuvo la aprobacin papal. Entonces, cul fue su problema frente al papado? Joaqun senta un profundo pesar por la progresiva corrupcin de la iglesia, y siendo un dedicado estudiante de profeca, aplic su forma de ver las cosas, en el entorno eclesistico de su poca, a la interpretacin proftica, sobre todo el libro de Apocalipsis, viendo factible una reforma de la iglesia por cauces monsticos, a los cuales pretenda "espiritualizar". Divida la historia en tres edades o dispensaciones: la del Padre, la del Hijo, y la del Espritu Santo, las cuales se componan a su vez de subdivisiones, de tal manera que el ltimo perodo terminara en una sociedad contemplativa. Como es de suponer, su curiosa interpretacin proftica, chocaba con los principios imperiales e intereses papales de la poca, institucin, con Inocencio III a la cabeza, que conden las visiones profticas de Joaqun de Flora. A raz de este incidente, y alarmados por la proliferacin de nuevos movimientos monsticos, dispuso que cualquiera que desease fundar una nueva casa religiosa, deba aceptar para su gobierno las normas y disciplina de las ya existentes

2. Condena de Berengario de Tours y definicin de la "transubstanciacin". Como se sabe, el sistema catlico romano, y particularmente los monasterios medievales, haba llegado a convertir el sencillo memorial que celebraba la iglesia primitiva de la Cena del Seor, en una diaria renovacin del sacrificio del Seor en el Calvario, al cual llamaban Eucarista, o Misa, palabra que en latn significa reunin; de manera que no es incorrecto decir que Cristo instituy la Santa Cena y los monjes la Misa. Tngase en cuenta que en esa poca la Biblia se haba constituido en un libro de prohibida lectura, de manera que muy pocas personas tenan el privilegio de conocer las Sagradas Escrituras y tener la oportunidad de ser fieles por lo menos a algunas de las doctrinas apostlicas contenidas en el Nuevo Testamento; porque si el clero de esa poca, o por lo menos los que tuvieran el poder de decisin, hubiera retornado a la Escrituras, la Misa hubiera sido desterrada de la iglesia. En cuanto a la "transubstanciacin" implcita en la Misa, en esa poca an no haba sido declarada dogma, aunque ya empezaba a recibir carta de legitimidad en la iglesia, y autores de la talla de Pascasio Radberto de Corbie, en el siglo IX ya se haban pronunciado a favor de la misma.

De los pocos que conocan las enseanzas apostlicas, y mucho antes de este concilio, Berengario de Tours (998-1088), versado telogo, cannico que haba sido de la catedral de Tours y luego archidicono y maestro de Angers, haba sostenido que la Santa Cena no tena que entenderse en sentido material sino espiritual; por lo cual haba sido condenado en varios snodos, y en forma definitiva en este concilio. Qu es la "transubstanciacin"? Este concilio la proclam como un dogma, con la siguiente definicin:

"Su cuerpo y su sangre (de Cristo) estn verdaderamente contenidos en el Sacramento del altar bajo las especies del pan y el vino; el pan es transubstanciado en su Cuerpo y el vino en su Sangre por el poder divino, de manera que para perfeccionar el misterio de la unidad, nosotros recibimos de l lo que l recibi de nosotros".

De manera que por un acto de poder milagroso, el sacerdote aparentemente poda hacer que Cristo se convirtiera en una galletita y en un poco de vino, y como consecuencia slo bajo la mediacin del sacerdote podan participar los fieles, del Hijo de Dios, y slo por ellos ser salvos, pues los sacramentos, de acuerdo con ese sistema, son el nico medio de salvacin; entonces la situacin es triste cuando el catolicismo romano ms tarde en el concilio de Trento, sella y hace normativo e imperativo que una persona no puede ser salva si no es travs del bautismo que le administra un sacerdote catlico, de una confesin de pecados a un sacerdote catlico y comiendo el pan y bebiendo el vino en que supuestamente se ha convertido Cristo en virtud del exclusivo poder de hacer ese milagro que tiene el sacerdote catlico.

Si meditamos un poquito en esta situacin del romano-papismo, tenemos que ya el papa, por medio de armas tan poderosas como la excomunin a las personas que no se le sujetaran, y el entredicho a ciudades, regiones y hasta a pases, ponan bajo su sujecin a los reyes; pero a esto se le agreg que por medio de los "sacramentos" podan sujetar la vida de todos los individuos. Respecto de la Cena del Seor, qu dice la Palabra de Dios? Que es un memorial. Dice 1 Corintios 11:23-25: "Porque yo recib del Seor lo que tambin os he enseado: Que el Seor Jess, la noche que fue entregado, tom pan; y habiendo dado gracias, lo parti, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de m. Asimismo tom tambin la copa, despus de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de m". Por qu la Cena del Seor es un memorial? Porque al comer el pan y beber la copa estamos participando y disfrutando del Seor, quien se nos ha dado mediante Su muerte en la cruz; es hacer autntica memoria de l como nuestro Redentor; es anunciar Su muerte redentora, de la que se produjo la Iglesia. De manera que el pan y la copa del Seor representan Su Cuerpo quebrantado por nosotros, y Su sangre derramada por nuestro pecados.

En las Escrituras no encontramos fundamento alguno que apruebe que los sacramentos y decretos catlicos romanos sean los medios puestos por Dios para ser salvos. Nuestro Salvador es Jesucristo. Dice Juan 1:12-13: "Mas a todos los que le recibieron (a Cristo), a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varn, sino de Dios".

3. Establecimiento de la Inquisicin. No contentos con lo anterior, aunque ya haba comenzado en la prctica, este concilio aprob cannicamente la Inquisicin, e instituy los tribunales llamados del "Santo Oficio", por medio de los cuales "santificaban" la reprensin sangrienta de toda actitud contraria al papado romano; de manera que a travs de la historia fueron millones los seres humanos que fueron encarcelados, torturados, sus bienes confiscados, quemados o pasados por las armas porque fuesen albigenses, valdenses, moriscos, judos o protestantes. Al respecto dice Jos Grau:

"En contraste con lo que haba sido costumbre en la antigua ley romana, la Inquisicin tena por culpables a los acusados mientras no se probaba su inocencia, cosa difcil cuando mediaba la tortura como instrumento "judicial". No podan los acusados tampoco or ni conocer a sus acusadores, de manera que cualquier persona estaba expuesta a la perversidad de las calumnias de sus enemigos. Se les negaba toda proteccin legal. No podan apelar ni recurrir a nadie y quedaban desprovistos de todo asesoramiento jurdico, pues cualquier abogado que hubiese tomado su causa hubiera sido excomulgado a su vez. Los hijos tenan que denunciar a sus padres o viceversa. A los hijos de los herejes deba perdonrseles la vida, deca Inocencio III, como un acto de misericordia, pero tenan que ser depuestos de todos sus cargos, sin posibilidad de volver a ocupar ninguna dignidad civil, adems de serles confiscados todos sus bienes. Estos pasaban, la mitad al tesoro papal y la otra mitad a los inquisidores. Las autoridades civiles tenan que encargarse de las provisiones de lea para las hogueras y de las ejecuciones decretadas por el "Santo Oficio" (Jos Grau. "Catolicismo Romano: Orgenes y Desarrollo". E.E.E., Barcelona. 1987. Pg. 350.).

4. Legislacin antijuda. Este papa se ensa contra los judos. Adems de las medidas contra los albigenses, este concilio decret que todos los judos llevasen algn distintivo sobre sus vestiduras; es decir, orden que los judos y sarracenos tuvieran que vestir un sambenito o indumentaria especial que los distinguieran de los dems. Parte del canon deca: "Los judos, tanto si es hombre como una mujer, en todos los pases cristianos y en lugares pblicos deben distinguirse del resto de la poblacin mediante un tipo especial de vestuario...". Con ello, en parte, se evitara la relacin sexual entre judos y cristianos, lo cual era un delito. Con estas medidas, empezaba para ellos la discriminacin, la formacin del "ghetto", la degradacin y considerndolos unos parias, un espectculo para los "cristianos" de la poca, y entre quienes (cristianos y hebreos) de esta manera, y a partir del siglo XIII, se fue creando un muro de separacin, cuyas bases fueron puestas por el papado. Prohibi a los judos ocupar cargos pblicos. El concilio conden la usura y prohibi a los cristianos tener trato comercial con los judos, para evitar que stos se la exigieran. En el fondo queran evitar que los cristianos, por pagar la usura a los judos, pusiesen obstculos para que la iglesia les cobrase los diezmos. Prohibi a los judos ejercer "profesiones cristianas" y los confin en guettos, con imposicin de un horario de salida y entrada.

Tambin este concilio se ocup de gran variedad de controvertidos temas, de los cuales enumeramos los siguientes:

* Reconoci y confirm la corona imperial a Federico II, el protegido del papa.

* Se declar en contra de la Carta Magna, la constitucin poltica inglesa y la mejor de Europa, con la cual el pueblo ingls se libraba del fuero papal, pues someta a su soberano, en ese momento Juan sin Tierra, a las leyes determinadas por su pueblo y no al papa romano. Pero los ingleses no cedieron ante las pretensiones papales ni ante las amenazas de excomunin.

* Convoc a los reinos feudales latinos a una nueva cruzada, la V, para la conquista de Tierra Santa, llamamiento asociado con la curiosa afirmacin de Inocencio III de que Mahoma era el hombre de pecado, el hijo de perdicin, la bestia de que nos hablan las Escrituras, y de que a su reino (el de los sarracenos) ya se le acercaba su fin, pues slo sera de 666 aos. Pero esta cruzada, por el lado de Tierra Santa fue un fracaso, pues la anterior cruzada haba dejado un mal recuerdo entre los ortodoxos orientales, pues en vez de ir a rescatar los lugares santos, se haban ido a saquear a Constantinopla, y a cometer toda clase de lujurias y vejmenes, dejando en los griegos una huella imborrable.

* Estableci un cuerpo de legislacin ms amplio que cualquier otro concilio subsecuente, incluyendo el de Trento.

* Procur la reforma del cristianismo catlico y el mejoramiento de vida de la cristiandad. Dict leyes a favor de una mejor preparacin del clero catlico, en una poca en que un porcentaje considerable de los sacerdotes desconocan hasta las Sagradas Escrituras. Orden que en cada sede episcopal metropolitana hubiese una ctedra de teologa.

* Redact definiciones precisas acerca de muchas doctrinas cristianas, como una frmula de la Trinidad, y otras.

* Promovi la unin con el ala bizantina del cristianismo.

* Trat de elevar el nivel de la vida matrimonial y de familia, regulando las leyes e impedimentos del matrimonio entre seglares.

* Impuso a todos los catlicos el deber de hacer su confesin a un sacerdote cuando menos una vez al ao, pues la prctica anterior de la penitencia consista en castigo y restauracin pblicos. Tambin promulg el precepto de la comunin pascual.

Consecuencias

Es fundamental tener en cuenta que la reforma promovida por Hildebrando e Inocenciao III para el catolicismo romano, afect en primer lugar al clero y a la organizacin eclesistica, pues en la prctica no fue sino para engrandecer temporalmente ese sistema y no para reivindicar los principios bblicos de la Iglesia, ni para llevar al ignorante pueblo de la poca a un mayor conocimiento del Seor y a las prcticas de las doctrinas apostlicas.

Es encomiable que este concilio se preocupara porque en cada catedral hubiese un maestro de gramtica y otro de teologa, para la instruccin del clero, pues muchas veces ese gremio apenas saba leer y escribir. Cmo estaran los feligreses de esos tiempos? Cuando movimientos evanglicos como los valdenses quisieron adelantar la educacin bblica a las gentes, fueron perseguidos y obstaculizados. Por ese tiempo, el saber se haba ido concentrando en los monasterios de las rdenes religiosas, as como el anhelo de vivir una vida ms santa; de modo que el laico tena muy poca participacin y conocimiento como para alcanzar una perfeccin evanglica.

En este concilio y la culminacin de la reforma de la iglesia occidental, se estableca que por iglesia slo se entenda a los obispos, los abades, el clero y monjes que se sometan a la autoridad del papa; y eso no ha cambiado, con sus nefastas consecuencias. A partir de Inocencio III fue decayendo la teocracia pontificia que pretendiera perpetuar la reforma gregoriana.

El Blog

Calendario

     Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Categoras

Archivos

Sindicacin

http://www.edificandofiladelfia.es.tl

Alojado en
ZoomBlog